2018/01/30

¡¡¡Mantener vivos los cielos!!!

          Los vencejos comunes son pequeñas aves de color negruzco. A menudo se las confunde con las golondrinas. Suelen volar en grupos familiares chillando a gran velocidad con una agilidad sorprendente. Están con nosotros 3 o 4 meses cada verano, trayendo vuelos espectaculares, belleza y emoción a nuestros cielos urbanos. Son migradores transaharianos o de larga distancia. Pasan el invierno en amplias zonas del África austral donde no se posan durante meses siendo una de las aves mejor adaptadas para el vuelo del mundo.


 Vencejo en Dinamarca. Foto: Inger Lund


          Los vencejos son aves insectívoras, que consumen grandes cantidades de aeroplancton o plancton aéreo en su época de reproducción. El plancton aéreo esta compuesto de diminutas formas de vida que flotan a la deriva en el aire, y son llevados por las corrientes del viento. Son el equivalente atmosférico del plancton oceánico. Está compuesto de numerosos animales diferentes como microbios, incluyendo virus, aproximadamente 1000 especies diferentes de bacterias, alrededor de 40000 variedades de fungi, y centenares de especies de protistas, algas, musgos y hepáticas que viven alguna parte de su ciclo de vida como aeroplancton, a menudo como esporas, polen, y semillas esparcidas por el viento. Un gran número de animales pequeños, principalmente artrópodos (como insectos y arañas), también son llevados a lo alto de la atmósfera por corrientes de aire y pueden ser encontrados flotando a varios cientos de metros de altura. Los Áfidos, por ejemplo, frecuentemente se encuentran a grandes altitudes.
          No es difícil imaginar la importancia que posee el control ecológico que estas aves ejercen sobre el aeroplancton. Sus presas son reunidas una por una detrás de la lengua y aglomeradas con saliva en forma de bolitas que pesan de 1 a 2 gr. (es decir unos 300 insectos o 1.500 aeroplacton o pulgones). Esta alimentación de la nidada puede alcanzar el aporte de hasta 42 bolitas al día, con un total de unos 40.000 insectos, lo que equivale a 50 gr de alimento.

Formación de aeroplancton en el Loira


          Estas aves pasan la mayor parte de su vida, 10-11 meses al año en vuelo, donde realizan toda su biología, cópulas, sueño y alimentación, excepto, claro está, la puesta de los huevos y la cría de sus pollos.
          Estas extraordinarias aves que originariamente criaban en roquedos, trasladaron sus lugares de cría a nuestros edificios desde que los humanos aprendimos a construirlos. Sitúan sus nidos bajo las tejas y aleros, en grietas y pequeñas cavidades.



          Cada año cuando vuelven de África confiados en localizar sus nidos de siempre muchos vencejos encuentran que los edificios históricos donde criaban, en ocasiones desde hace siglos, han sido rehabilitados. Es decir se ciegan todas las aberturas, grietas y tejas y sus lugares tradicionales de cría son obturados, impidiendo así que se reproduzcan. Son aves extremadamente fieles a sus lugares de cría o nacimiento, muy reacias a cambiar de lugar si sus nidos han desaparecido. Pero cambiar a donde. Nuestros nuevos, modernos y supuestamente sostenibles edificios se construyen impermeables a la biodiversidad. Las exigencias de bajas emisiones de CO2 en la construcción de edificios los convierten en impenetrables.
          Los vencejos comunes están protegidos por leyes de ámbito europeo, nacional y autonómico. Pero eso de poco les sirve en esta situación.
          Cada año su número se reduce y familias enteras desaparecen al ser excluidos de los antiguos edificios renovados. En Europa se han perdido el 50% de nuestros vencejos en 20 años. A no ser que les ayudemos, se desvanecerán de nuestros cielos.
          Estas actuaciones arquitectónicas negativas para los vencejos se efectúan en su mayoría por desconocimiento de la biodiversidad que convive con nosotros y pueden ser fácilmente corregidas con un bajo coste que garanticen el mantenimiento de las colonias de estas magníficas aves.
Ayudarles es posible y es barato. No es más que un problema de conciencia ambiental y de aplicar unas técnicas que están disponibles.

          Toda la sociedad ha de concienciarse de la importancia capital de conservar la biodiversidad que nos rodea. La más cercana, la de nuestros edificios. Es vital para la calidad de vida de todos nosotros !!!!!mantener vivos nuestros cielos!!!!!


Bibliografía: Andalus. Boletin 85.
                      Seo-birdlife. Enciclopedia de las Aves.
                      Wikipedia



PROYECTO BIODIVERSIDAD en EDIFICIOS

INSTITUTO ALAVÉS DE LA NATURALEZA-ARABAKO NATUR INSTITUTUA

Financiación aportada por EROSKI a través de la conciencia medioambiental ciudadana de Vitoria-Gasteiz.


info@ian-ani.org

0 comentarios:

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Imprimir