2017/05/28

Salida esteparia a El Buste en Zaragoza



El último domingo de mayo salimos los del Herbario digital camino de Zaragoza temiendo los calores de los días precedentes ya que íbamos a un lugar de las estribaciones del sistema ibérico en plena estepa de Zaragoza: El Buste, cerca de Borja. Tuvimos mucha suerte porque el tiempo nos acompañó con brisa y nubes, muy respirable, temperatura agradable  y estupendo para trabajar.



Por el camino paramos en dos lugares del Valle del Ebro, primero en Gallur, donde nada más llegar y bajarnos del coche, aún con la fresca, encontramos una planta esteparia de pedigrí, rara, según palabras de Pello: la Peganum harmala, en flor, preciosa. También estaban allí, y ahora también en el Herbario digital, Teucrium capitatum y Echium asperrimum. Un buen comienzo.
 
Peganum harmala


Astragalus clusianus

La segunda parada fue en Mallén donde Pello esperaba poder encontrar el Astragalus clusianus en flor, planta que nos volvió a maravillar por su belleza a los que no la conocíamos. Allí mismo cayeron en los objetivos de nuestros fotógrafos Sideritis spinulosa,
Rumex induratus, Andryala ragusina y Lavatera sp.


Era ya mediodía y estábamos muy animados con todos los hallazgos y asombrados de cómo volaba el tiempo. Nos dirigimos a El Buste, un lugar elevado, a más de 700 metros de altura, donde dejamos los coches ya par el resto de la jornada y empezamos a andar junto a un bosque de Pinus halepensis, donde olía a pino y a flores, y empezamos a pasear y a explorar.  Así llegamos al borde de La Plana, un barranco con una estepa a nuestros pies, llena de color, sin un árbol, enorme.  Pegado al cerro desde el que operábamos, se acurrucaba El Buste, como una roca más del terreno. La vista es de las que cortan el aliento, un paisaje que a mi me sorprendió mucho.

El terreno bajo nuestros pies, mucho más amable,  un tomillar con praderas, rebosaba flores y perfumes, destacando los colores del Lino blanco en ramilletes desperdigados, igual que el amarillo de Phlomis lycnitis. Por aquel lugar anduvimos todo el día entre encinas, pinos, flores y fotos, algunos repasando lo habitual y otros fotografiando lo nuevo.Comimos bajo los pinos y seguimos explorando incansablemente aquella Plana hasta el atardecer, hasta quedarnos todos sin agua pero aún con mucha cuerda ya que camino de vuelta al coche surgió otra ristra de cosas interesantes, como la rara Nepeta nepetella y otras, que nos tuvieron entretenidos hasta bien tarde. En el coche nos esperaba el bar del Botánico, ya que Juan Pedro y Josu habían llevado bebidas frías envueltas en hielo, que nos hidrataron y devolvieron las fuerzas. Algo así como un espejismo en el desierto.

Abandonamos La Plana y su paisaje, no sin pena, para volver a casa, sanos y salvos, y muy contentos. Todas las plantas se pueden ya consultar en el Herbario Xabier de Arizaga, y son las siguientes:

Teucrium capitatum
Peganum harmala
Echium asperrimum
Sideritis spinulosa
Astragalus clusianus
Rumex induratus
Andryala ragusina
Lavatera sp.
Rhamnus alaternus
Crepis albida
Salvia aethiopis
Santolina chamaecyparissus
Centaurea linifolia
Odontites longiflorus
Linum suffruticosum
Telephium imperatii
Nepeta nepetella ssp. cordifolia
Bromus rubens
Centaurea argecillensis

   Centaurea argecillensis

      Linum sufruticosum


 Anabel y la Salvia


 Fotografiando la Nepeta nepetella



 El Buste



 Carolina con la Salvia

  
Texto y fotos: Carolina Larrosa / Foto de Carolina con la Salvia: Anabel García Canales
2017/05/20

25 Aniversario del Parque Natural de Valderejo. Homenaje a Pedro Uribe-Echebarría e Iñaki Zorrakin.


Valderejo, 20 y 21 de mayo del 2017

Ha sido éste un fin de semana muy agradable y emotivo en el que una amplia representación del IAN hemos participado en los actos y actividades del 25 aniversario del Parque Natural de Valderejo. 

        El sábado comenzaba la mañana con un recorrido etnográfico desde la Casa del Parque. Las explicaciones corrieron a cargo de Xabier Ortiz, antiguo vecino del ya abandonado pueblo de Villamardones, que intercalaba datos con anécdotas vividas, lo que lo hacía más interesante y entretenido. El recorrido finalizó en la iglesia de Villamardones, de la que apenas quedan ya los muros, pero que continúa custodiada por un imponente ejemplar de tejo.


        A las 12 comenzaba el acto que nos había congregado allí: el homenaje a Pedro Uribe-Echebarría –botánico- e Iñaki Zorrakin –biólogo e ilustrador-, colaboradores y amigos, naturalistas ambos, compañeros y fundadores  del IAN. Hace 25 años, junto con Eloy Fdez. de Montoya, que también nos acompañó en el acto, fueron autores del libro que hacía la presentación del valle de Valderejo como Parque Natural. 

           Se proyectó un video con testimonios de profesionales y amigos sobre Pedro e Iñaki, varios socios del IAN participaban en él. Después se hizo entrega a Carmen y Berta, compañeras de Pedro e Iñaki respectivamente, de una medalla conmemorativa. En el salón donde nos encontrábamos, una exposición de la obra de Iñaki y, en representación de Pedro, una selección de libros en los que participó y algunas de las herramientas botánicas (prensas, lupas…) para el trabajo en su querido Herbario VIT. El acto finalizó, ya en el exterior, con la creación de una Cápsula del Tiempo donde se guardaron una serie de objetos relacionados con el valle, con el Parque y con las personas homenajeadas, que se enterró frente al Centro de Interpretación, para los próximos 25 años. 

           La comida popular reunió, en la zona recreativa junto a la Casa del Parque, una gran cantidad de personas entre las que, además de familiares, había muchos amigos y compañeros de los dos naturalistas homenajeados.


         Por la tarde, mientras las familias preparaban un “Oasis de mariposas”, mediante la plantación de especies de flora nutricias para especies autóctonas, en la plaza de Lalastra sonaba música y se bailaba en una sencilla verbena.

         A la noche siguieron las actividades: una charla sobre mariposas nocturnas y otra sobre astronomía en las que los más jovencitos mostraron su interés y buenas actitudes para llegar a convertirse en auténticos  naturalistas. Tras una barbacoa al aire libre rematada con una chocolatada, llegó el momento de disfrutar de las estrellas y las mariposas en vivo y en directo. Un cielo raso cuajado de estrellas resultaba magnífico para ambas actividades… salvo por el frío. El grupo del IAN dormimos en la Casa Rural de Lalastra tras un día intenso de actividad y emociones y el domingo no lo iba a ser menos.




       A las 10 de la mañana comenzaba la salida donde íbamos a disfrutar de la interesante flora del Parque guiados por Pello Urrutia y Antonio González. José Sebastián llevaba su equipo de captura para continuar mostrando la riqueza de mariposas e insectos. En una seca primavera, con las lluvias de los días anteriores el campo estaba radiante; más de una docena de especies de orquídeas llegamos a ver y, además  flores y mariposas, lagartos verdes, aves, setas….; para todo había alguien que podía darnos una explicación…¡una maravilla! Y de nuevo los niños pusieron a prueba los conocimientos y recursos de los expertos revoloteando alrededor de ellos con continuas preguntas. 



       La parte final del paseo en dirección a Lahoz fue emocionante porque consistía en subir a la parte más alta de los roquedos circundantes, muy cerca del Recuenco,  dominio del buitre y de la chova piquirroja, desde  donde se domina una panorámica  del valle y de las montañas circundantes verdaderamente privilegiada. Allí era donde nuestro botánico Pello Urrutia quería enseñarnos y comentarnos la importancia biogeográfica de una planta muy especial, que encontramos enseguida al borde del precipicio de roca caliza: la Genista eliassennenii,  planta descrita en su día por él mismo y su amigo Pedro Uribe-Echebarría, uno de los homenajeados, con lo que se puso un broche de oro botánico a los dos días de celebraciones y festejos.


       Entre tanto, para las familias había programada otra actividad pensando en los niños: la fabricación de cajas nido a cargo de nuestro amigo Jordi Gómez; también un éxito. 


      De nuevo , reunidos en Lalastra finalizamos este intenso y entrañable fin de semana comiendo juntos  entre bromas, anécdotas y recuerdos… 

Y Pedro e Iñaki  también estuvieron allí porque siguen vivos en su obra, su espíritu y en nuestro recuerdo.


Texto: Begoña Zorrakin

Fotos: Antonio González “Angón” y Carolina Larrosa

2017/05/13

Cursillo de iniciación a los cantos de las aves


Hace 3 décadas estaba sentada en un cerro con una niña  de 5 años mirando el paisaje y un pajarillo empezó a cantar como si estuviera contándonos algo. Se me ocurrió decirle que entendía su lenguaje y emprendimos una conversación imaginaria que fui traduciendo a la pequeña... Lo que no sabía yo entonces es que en aquel lugar o en otros de mi entorno cercano, convivía con nosotros tanta diversidad de plumas y de cantos. Tardé muchos años en descubrir que no todos eran gorriones y que su lenguaje nos delataba también su singularidad.

Por tercer año, Brian y Begoña han compartido generosamente su saber en los cursos de cantos y nos han abierto los sentidos a la naturaleza: nos han enseñado a valorar la espera y el estar en silencio en medio de un parque o de un bosque, con la recompensa de descubrir que, sin verlos, podemos también saber que el pinzón vulgar está allí, columpiándose... el petirrojo, como un músico de jazz, tocando al borde del camino... un chochín entre los matorrales, pequeño pero matón, con su canto ametrallante... el mirlo y la curruca capirotada en un dueto de tenor y soprano...

Podría decirse que imaginar es un primer paso para querer aprender. Y quizá sea cierto de algún modo que hoy entiendo un poco más el lenguaje de las aves.

Gracias de corazón por enseñarnos a disfrutar de tan bellos conciertos.










Texto: Arantxa Marcos
Fotografías: Aran Marcos, Carolina Larosa y Teresa Ruiperez. 


2017/05/07

Minimaratón Ornitológico


El domingo 7 de mayo nos reunimos un total de diez socios del IAN para llevar a cabo una salida de observación de aves en la ciudad de Vitoria y su entorno. Bautizamos a esta actividad con el nombre de maratón ornitológico porque la idea era ser capaces de detectar el mayor número de especies de aves en un tiempo determinado, pero en realidad carecía de cualquier espíritu competitivo. Se trataba simplemente de una excusa para disfrutar de una mañana observando aves, comprobar la gran diversidad de especies que viven en nuestro entorno más cercano, y aprender algunas pautas para diferenciarlas por su aspecto y por su voz.

Comenzamos la caminata a las 7:30 de la mañana en el parque de Arriaga, con una mañana espléndida, luminosa y sin pizca de viento. Un jilguero fue la primera especie que apuntamos, pero al salir del parque ya llevábamos dieciocho en la lista. Nos acercamos al Zadorra en Abetxuko y en las riberas de este río el número de especies iba aumentando sin pausa. Siguiendo río arriba por Gamarra llegamos hasta Eskalmendi, donde abandonamos las riberas del Zadorra por las del Alegría, con destino a los humedales de Salburua. A media mañana almorzamos en una sombra junto al río, sin perder la ocasión de sumar dos nuevas especies: la paloma torcaz y la curruca mosquitera, que a estas alturas elevaban la cuenta a 46.

      En la terraza del bar de Ataria nos tomamos un descanso, mientras cogíamos el telescopio que previamente habíamos dejado en un coche en el aparcamiento, para acercarnos a los observatorios de las balsas de Salburua. Dimos la vuelta a la balsa de Betoño, que sumó unas cuantas especies de aves acuáticas y montamos el telescopio en el observatorio elevado de Las Zumas, en la balsa de Arkaute, donde el zampullín común, la garceta grande y el ánsar común pusieron la cifra total en 63 especies. Por desgracia, el observatorio de Los Fresnos estaba cerrado por obras de mantenimiento, así que no pudimos terminar allí la jornada como estaba previsto y, a las dos de la tarde, pusimos punto final a la actividad.

      A pesar de este pequeño contratiempo final, la mañana fue muy productiva y nos dejó a todos muy buen sabor de boca. Con 63 especies en seis horas y media, ya tenemos una marca que batir en el futuro. Y es que a todos nos quedaron las ganas de repetir la experiencia, en Salburua o en algún otro lugar de la provincia.




      Ahí va la lista total de especies observadas:

1.                 Acentor común
2.                 Agateador común
3.                 Aguililla calzada
4.                 Ánade azulón
5.                 Ánade friso
6.                 Andarríos chico
7.                 Ánsar común
8.                 Arrendajo común
9.                 Avión común
10.             Avión zapador
11.             Buitre leonado
12.             Carbonero común
13.             Carricero común
14.             Carricero tordal
15.             Cernícalo vulgar
16.             Cetia ruiseñor
17.             Chochín
18.             Cigüeña blanca
19.             Cistícola buitrón
20.             Cogujada común
21.             Colirrojo tizón
22.             Corneja
23.             Curruca capirotada
24.             Curruca mosquitera
25.             Escribano soteño
26.             Estornino negro
27.             Focha común
28.             Gallineta común
29.             Garceta común
30.             Garceta grande
31.             Garcilla bueyera
32.             Garza real
33.             Gaviota patiamarilla
34.             Golondrina común
35.             Gorrión común
36.             Herrerillo común
37.             Jilguero
38.             Lavandera blanca
39.             Lavandera boyera
40.             Lavandera cascadeña
41.             Milano negro
42.             Mirlo común
43.             Mosquitero común
44.             Mosquitero ibérico
45.             Paloma doméstica
46.             Paloma torcaz
47.             Petirrojo
48.             Pico picapinos
49.             Pinzón vulgar
50.             Pito real
51.             Porrón europeo
52.             Porrón moñudo
53.             Reyezuelo listado
54.             Ruiseñor común
55.             Somormujo lavanco
56.             Tórtola turca
57.             Urraca
58.             Vencejo común
59.             Verdecillo
60.             Verderón común
61.             Zampullín común
62.             Zarcero políglota
63.             Zorzal común


Texto: Josean Gainzarain
2017/05/06

Revisitando el Parque de Arriaga, nuevas lecciones de jardinería urbana.



El día seis de mayo varios socios del IAN pudimos disfrutar de una agradable mañana soleada en el Parque de Arriaga mientras aprendíamos más de sus habitantes foliosos de la mano de Gonzalo Lope Gorrotxategi.


En primer lugar quiso transmitirnos las diversas funciones y valores del arbolado urbano, algunas veces poco entendidas y apreciadas por los ciudadanos. Desde estas virtudes generales pasamos a las particulares del Parque de Arriaga, donde Gonzalo nos ha enseñado a apreciar su muy atinado diseño bajo la influencia de la jardinería paisajística inglesa, en la que árboles y relieves de suaves ondulaciones intentan, mediante su imitación del medio natural, atraer al ciudadano deseoso de desconectar del ambiente urbano.

Después hemos aprendido y repasado distintos conceptos botánicos relacionados con las flores y hojas para ayudarnos a distinguir, mediante distintos detalles morfológicos, géneros y especies de habitual confusión, como: entre arces y plátanos, tilos y catalpas, o las especies Laurus nobilis y Prunus laurocerasus

En esta visita guiada también hemos podido conocer mejor distintas especies tanto autóctonas (Quercus robur, Acer campestre y monspessulanum, Populus alba y nigra, Fagus sylvatica, Prunus spinosa, Taxus baccata…) como alóctonas (Robinia pseudoacacia, Gleditsia triacanthos, Cercis siliquastrum, Ginkgo biloba, Sequoiadendron giganteum y sempervirens, Liriodendron tulipifera…) mientras se nos explicaba distintas curiosidades respecto a la disposición de las flores, el desarrollo de las raíces y su problemática en el entorno urbano, los crecimientos en flechado y las podas más o menos afortunadas, o ciertas rebeldías de la naturaleza por no tender hacia los injertos frustrados del jardinero.

En definitiva, ésta ha sido otra oportunidad para aprender más secretos de la naturaleza, esta vez en un entorno más humanizado pero no por ello menos valioso. 

Texto: Mónica Ladrón de Guevara
Fotos: Félix Garaikoetxea y Teresa Ruipérez

2017/04/28

IAN-ANI escribe una nueva historia en las Merindades

Cañón del Ebro


28/04/2017 - 01/05/2017

Capítulos:

1. Quién no conoce a Félix Rodríguez de la Fuente.
2. Desde el castillo, muchas vistas y muchas formas de mirar
3. Dispersión: flores, líquenes, aves, árboles, insectos, colores...
4. Josu nos da la bienvenida y un pedacito de su amor por la naturaleza
5. La niebla navega sobre el Ebro y no deja ver a la nutria o al mirlo acuático
6. Bocadillos sobre la hierba de una ermita románica
7. Los eremitas despiertan nuestra imaginación
8. Una gran colonia de cuervos alerta a los fantasmas en el derruido monasterio
9. Día de lluvia mirando al águila real cobijándonos bajo una encina
10. Almas hippies en el camino: construyendo con barro, compartiendo su hoguera...
11. Ilustres y sencillos amantes de una historia que se cuenta de otra manera
12. Las cenas donde la grata conversación es parte del menú
13. Noches de estrellas, frías, rozando casi el hielo
14. Dormir bajo techo de una casa torre del XVII o de una generosa casa de pueblo
16. La despedida: el recuerdo de un viaje anterior y la promesa de volver

Si alguien quiere saber más sobre esta historia, la contaremos encantados, aunque la experiencia de ir siempre vaya a ser diferente.

Agradecimientos a: Brian Webster, María José Ruíz Bandrés, Josu Olabarria, Ana Rallo-Jesús Moya y conductores.

 Castillo de Arreba


 Tabuenca


 Santa María de Rioseco


 La casona grande de Puente Arenas



 Monasterio cisterciense de Riosesco


San Pedro de Tejada


 Eremitorio de San Pedro


Ebro en tabuenca 


Desfiladero de los Hocinos 


Cuchillos de Panizares


Lugares visitados: Poza de la Sal (Castillo), Páramo de Masa (Monumento Félix Rodriguez de la Fuente), Oña (Colegiata y Jardines Benedictinos), Desfiladero de los Hocinos, Monasterio de Ríoseco, Eremitorio de San Pedro. Cidad de Ebro, Portillo de Castillo, Crespos, Cálceba, El Escalerón, Villanueva Rampaley,Tudanca, Pesquera de Ebro, Puerto de la Mazorra, San Pedro de Tejada, Puente Arenas (La Casona), Los carcavos de Quecedo, Tartalés de los Montes, Cuchillos de Panizares, Desfiladero de la Horodada, El Almiñé, Cueva de Sagredo.



De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Eremitorio-cueva de los portugueses / Fuente de El Almiñe / La Fragua, en Panizares / Condado de Valdivieso / Tartalés de los montes.


Especies: Abubilla, Águila real, Aguilucho pálido, Alondra común, Ánade real, Andarríos chico, Avión común, Avión roquero, Buitre leonado, Busardo ratonero, Carbonero común, Chochín, Chova piquirroja, Cigüeña blanca, Colirrojo tizón, Collalba gris, Corneja negra, Cuco, Cuervo, Culebrera europea, Curruca capirotada, Escribano soteño, Gavilán común, Golondrina común, Gorrión común, Herrerillo común, Jilguero, Lavandera blanca, Lavandera cascadeña, Milano negro, Mito, Mosquitero común, Mosquitero ibérico, Mosquitero papialbo, Oropéndola, Paloma torcaz, Pardillo común, Petirrojo, Pinzón vulgar, Pito real, Reyezuelo listado, Ruiseñor bastardo, Tarabilla común, Torcecuellos, Tórtola común, Verdecillo, Verderón común, Zorzal charlo, Zorzal común... y los que estaban y no se dejaron sentir.

Además de flores, árboles, líquenes, insectos, piedras, ...y paisajes

Texto: Aran Marcos
Fotos: Carolina Larrosa

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu