2016/10/27

Visita al FLYSCH de ZUMAIA: 60 MILLONES DE AÑOS DE HISTORIA GEOLÓGICA



Llegamos a las 9 a Zumaia y nos dio justo tiempo para un café rápido antes de ir al Centro de Interpretación de los recursos naturales de Zumaia, Algorri.  Primero visitamos el centro con una guía especializada, vimos un par de videos y a continuación partimos andando hasta la cala de Algorri que en plena bajamar estaba impresionante. Allí entramos en la rasa mareal para disfrutar del espléndido día, un poco nublado y buena temperatura con un toque de viento sur: ideal para adentrarnos en las rocas, y charcos de la rasa mareal.


La rasa mareal o rasa intermareal es una plataforma rocosa producida por la erosión del mar cuando se interponen capas de rocas blandas y duras, y una diferencia intermareal significativa (altura entre la marea alta y la baja). La rasa está, por tanto, ligeramente por debajo del nivel marino y es visible en la marea baja y ante la retirada del oleaje. Ese día también pudimos disfrutar de los peces y moluscos que se encontraban en las charcas de agua salada, alguna quisquilla también, erizos….

Y también la famosa alga negra que resbala como el hielo. No hubo ningún percance en Zumaia pero si en la cala de Sakoneta donde fuimos a comer dejando los coches en el caserio-agroturismo de Errota-Berri. En veinte minutos estábamos en la playa de Sakoneta y es donde una integrante del grupo resbaló y tuvo una fractura en el pie. Por suerte era de profesión enfermera e inmediatamente se inmovilizo la pierna con una piedra y un pañuelo hasta que vinieron 6 bomberos a rescatarla para llevarla a Txagorritxu. Ahora está en casa en fase de recuperación. Mucha suerte con todo y animo compañera!

Para ver más fotos de la salida pulsa AQUÍ
Texto: Txema Egaña
Fotos: Alfonso López de Armentia, Carolina Larrosa, Loreto Gómez de Segura, Marisa Rodríguez y Teresa Ruipérez

2016/10/18

DESCUBIERTA EN ARTZINIEGA (ALAVA) LA MAYOR “LORERA” DEL PAÍS VASCO


       Kike Pérez de Arriba, guarda de Kanpezu y descubridor de la lorera del barranco de Valderrota, en Kanpezu  (PÉREZ DE ARRIBA & URIBE-ECHEBARRÍA, 2014) me comunicó este gran hallazgo y me puso en contacto con Jesús Enjuto, guarda de Artziniega y descubridor de la población.

      El domingo 10 de octubre acudí a Artziniega y, en compañía de Jesús, pude ver “in situ” la lorera y hacerme una primera impresión de su extensión y estado.

     Las loreras, son poblaciones de loro o laurel de Portugal (Prunus lusitanicus L. ssp. lusitanicus) y constituyen reliquias biogeográficas de los bosques lauroides que cubrían la P. ibérica durante el Terciario.  Sus parientes más cercanos los encontramos en Canarias, Madeira y Marruecos (Prunus lusitanica  L. ssp. hixa (Willd.) Franco) y Azores (Prunus lusitanica L. ssp. azorica (Mouill.) Franco.



En Álava , y en el País Vasco, las loreras son poblaciones muy raras y localizadas. Sólo conocemos las poblaciones alavesas de Altube, barranco de Katxamoiano, donde perviven poco más de media docena de ejemplares, en una ambiente de sotobosque de hayedo acidófilo y la ya citada en Kanpezu, como sotobosque de un carrascal con boj. En ambos casos en microambientes húmedos y abrigados.


  La población de la que ahora damos noticia, ocupa la umbría del monte Otsati (515 m), en Artziniega y el abrigado barranco de la fuente de La Fragua. Es una población que se extiende al contiguo Valle de Mena, en Burgos, y ocupa aproximadamente una 30 Ha. entre los 350 y 500 m aproximadamente.

Lo que más me sorprendió de la población, además de la abundancia del Prunus lusitanica, es que viven en el sotobosque de los singulares quejigales atlánticos de Aiala, casi ocultos bajo la impentrable y espinosa cortina que forman las lianas de zarzaparrilla (Smilax aspera L.) al descolgarse de lo alto de los quejigos. Al aclarar una pista para diversas labores forestales se ha podido llegar  a estas poblaciones, hasta ahora de muy difícil acceso.




El quejigal atlántico de Aiala, es un bosque peculiar, mezcla de los quejigales subcantábricos de la Llanada y de los encinares cantábricos. La ya citada  zarzaparrilla es la que mejor caracteriza estos quejigales y les da un aspecto exuberante que no tienen los quejigales más meridionales. Junto a estas dos plantas pueden aparecer: Quercus robur, Q. ilex, Fraxinus excelsior, Sorbus aria, S. torminalis, Viburnum tinus, V. lantana, Crategus monogyna, Hedera helix, Rhamnus alaternus, Phyllirea latifolia, Arbutus unedo, Corylus avellana, Rubia peregrina, Tamus communis…etc


Es de agradecer la magnífica predisposición de Jesús ,el guarda, a proteger y cuidar esta lorera. Esperemos que los vecinos y los responsables administrativos estén a la altura en la conservación de este hallazgo.




* PÉREZ DE ARRIBA , E.& URIBE-ECHEBARRÍA, P.M. (2014). Presencia de Prunus lusitanica L. subsp. lusitanica (Laurel de Portugal o Loro) en la cuenca alta del río Ega. Flora montibérica 58:34-44.



Texto y fotos: P. Urrutia
2016/10/08

Día de las Aves en Ordunte, en los confines de Bizkaia


El 8 de octubre se celebró el ya longevo “Día de las Aves”, que viene sirviendo de excusa ininterrumpida al IAN, desde hace más de veinte años, para organizar algún tipo de evento con el que promocionar y difundir la observación de aves. En esta ocasión nos fijamos en Ordunte, una sierra de moderada altitud a caballo entre Bizkaia, Burgos y Cantabria, que prolonga la Cordillera Cantábrica o extiende los Montes Vascos, según se mire.



Ordunte, junto con los montes de Ranero y Armañón, cierran y custodian el valle de Karranza, el más occidental de Bizkaia y uno de los más particulares desde el punto de vista cultural y natural. Karranza quedó al margen de la ocupación industrial y la forestación masiva con pino radiata y eucalipto, típicas del resto de Bizkaia. Mantiene un paisaje rural, con predominio de las praderas y setos en las zonas bajas, y bosques de encinas, robles y hayas en las laderas de los montes. Nos fijamos en Ordunte porque este territorio está siendo objeto de un proyecto LIFE+ que pretende ayudar a compatibilizar los usos tradicionales, ganaderos y forestales, con la conservación de varios elementos valiosos incluidos en este espacio de la red Natura 2000, como la turbera de Zalama, los trampales y los bosques. Estos últimos albergan una nutrida representación de aves forestales, incluyendo rapaces escasas como el azor, y recientes colonizadores como el picamaderos negro. Las poblaciones de rapaces carroñeras de Karranza, buitres leonados y alimoches, están entre las más estimables del País Vasco, y también son objeto de seguimiento cuidadoso. Hay que reconocer, sin embargo, que en nuestra excursión por el hayedo de Balgerri,


 el más extenso que pervive en Bizkaia, las aves pasaron a un segundo plano por obra y gracia de nuestro acompañante local, Miguel Sabino. Difícil encasillar a Sabino en una categoría cerrada: etnógrafo, naturalista, fotógrafo, arqueólogo, lingüista, historiador, divulgador… Agradecemos mucho que compartiera con nosotros sus vastos conocimientos sobre Karranza, así como al personal del centro de información de la Zona Especial de Conservación de Ordunte y Armañón que nos atendió durante la visita guiada al mismo.





Texto: José María Fernández / Fotos: José María Fernández y Carolina Larrosa

2016/10/03

Abrigos naturales de los Husos y degustación de aceite de Rioja Alavesa



Quedamos en el lugar de costumbre en Vitoria, y hacia las 09:00 horas llegamos a casa de Ander Bezares en Laguardia para dirigirnos hacia Elvillar. Desde allí, cerca del dolmen de La Chabola de la Hechicera, iniciamos el espectacular paseo hacia los abrigos de Los Husos.



Las cuevas de los Husos fueron descubiertas y excavadas por el profesor Apellaniz a finales de la década de los sesenta. Desde entonces se realizaron el resto de trabajos de investigación entre los años 1999 y 2006 respectivamente. 







En Los Husos el ser humano estuvo hace 6.240 años. Según las investigaciones se encontraron, entre otras cosas, restos de animales domésticos y semillas. Los hallazgos de gran importancia hacen de Los Husos uno de los lugares clave en la prehistoria del País Vasco, y sin lugar a dudas son los más importantes del norte de la península Ibérica y sur de Europa.





Ya de vuelta nos dirigiremos a Lanciego. Allí nos esperara Eva Iradier, nuestra nueva guía. Nos enseñará lugares muy entrañables llenos de sorpresas, y para finalizar nos iniciará en la cata del aceite de la zona acompañado de almuerzo.



Textos: Ander Bezares
Fotos: Carolina Larrosa

Cursillo de Macrofotografía con la Asociación Alavavisión



Taller de fotografía macro en Santa Catalina

El último sábado de junio, con el verano recién estrenado, fuimos con Brian al Jardín botánico de Santa Catalina, en Trespuentes, para disfrutar de un taller intensivo de fotografía macro, teoría con prácticas y supervisión, junto a la Asociación cultural Alavavisión. Uno de sus miembros, Iñigo Gómez de Segura Buesa,  nuestro profesor ese día, nos había preparado una presentación con todo lo fundamental sobre el macro, técnica difícil pero muy necesaria, yque trata de convertir lo pequeño en grande, y nos hizo sentir que no era tan complicado ni difícil. El tiempo voló y hubo que practicar lo aprendido.



Salimos a un parterre y era un poema vernos, tumbados por los suelos, persiguiendo abejorros entre las flores, llenos de equipo fotográfico y siempre bajo la mirada atenta y amable de Iñigo, que con su entusiasmo nos motivaba hasta a los más reticentes porque sólo teníamos una cámara compacta, aunque con funciones manuales,  con la que la tendencia a que todo salga desenfocado es frustrante. Lo pasamos en grande y aprendimos muchísimo.




















La sorpresa fue mirar las fotos en casa y ver que con sus sabios consejos, algunas cosas no estaban nada mal y estábamos aprendiendo a sacar partido al equipo.  Los participantes, ya antes de despedirnos, planeábamos una nueva quedada macro cuanto antes, para no olvidar y practicar juntos: un despegue en toda regla.


Carolina Larrosa


Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu