2014/08/19

Salida de Odonatos fluviales cerca de Delika con Josean

Por fin llegó el verano y ese sábado de julio con su salida bienal de Odonatos que los asiduos esperamos con verdadera ilusión tras dos años oteando las aguas e intentando identificar caballitos del diablo y libélulas verdaderas, como nos ha enseñado Josean, claves en mano.  Algunos necesitábamos un repaso urgentemente.

Había además tres personas nuevas en el grupo de 15 que enfiló en Delika, por el camino del Infierno,  nombre del bar del lugar que pasamos alegremente, hacia el agua cercana. Hablábamos del tiempo, que resultaba fresquito, y del viento, que tan poco gusta a las libélulas, y mirábamos con ansiedad el cielo.  Josean nos empezó a explicar en un claro, con ayuda de varias tabletas y buenas fotos de las libélulas alavesas, lo que podíamos esperar ver y encontrar. En ello estábamos cuando se abrieron los cielos y comenzó el diluvio. Corrimos de regreso a refugiarnos en el Infierno, tan a mano y acogedor, donde seguimos con el cursillo, alrededor de un  café, haciendo incluso unos ejercicios de identificación muy entretenidos. Los nuevos salieron de allí preparados para los siguientes destinos.

Nos acercamos a la balsa de la Rondina, aprovechando que había escampado a mediodía, y allí bajo la Peña de la virgen de la Antigua y las montañas azules de la zona, entre Delika y Orduña,  revoloteaba el Anax imperator,  y buscando mucho y usando el cazamariposas pudimos observar de muy cerca otros tres géneros: Coenagrion scitulum,  Ischnura graellsii y Platycnemis latipes.

Josean nos llevó a comer a un rincón muy especial y adecuado par ver Odonatos: la fuente de la teta. Había merendero, fuente  y riachuelo además de un precioso estanque donde se reflejaban los grandes árboles.  Allí fue donde vimos el Calopteryx virgo, ya que la salida estaba centrada en los Odonatos fluviales y este caballito del diablo es grande y de una belleza espectacular. Sólo había un ejemplar porque el tiempo estaba fresquito, pero empiezo a sospechar que Josean les silba y vienen… También aparecieron  Coenagrium mercuriale,
que es además raro, Ceriagrion tenellum y larvas de Libelula depressa.

Para terminar ya en Vitoria, nos acercamos a las charcas de Zabalgana donde avistamos Lestes sponsa y Sympetrum meridonale.

Sin duda, tras este estímulo, los participantes mantendremos los ojos abiertos a estas fascinantes criaturas en los días cálidos del verano,  cuyas costumbres y peculiaridades no dejan de interesarnos y ya sabemos como se las gastan a la hora de aparearse.

Texto y fotos: Carolina Larrosa

Salida de dibujo del natural e iniciación a la acuarela

Durante la mañana que dedicamos a la acuarela el cielo estuvo un poco nublado, uno de esos días melancólicos del verano en que el paisaje se muestra más pesado, sin contrastes nítidos. Nos situamos sobre la colina donde se encuentra el cementerio de Mendijur. A un lado y otro se extienden llanuras que alternan campos de cereal, árboles y pantanos. A lo lejos, las montañas se van aclarando y dan cuenta de las distancias.

Todo esto se encontraba de alguna manera en las acuarelas realizadas por el grupo. Intentando librarse, en la medida de lo posible, de prejuicios, cada uno inició una relación con el paisaje al que se enfrentaba, siendo la acuarela la mediadora entre él o ella y el paisaje.  Antes de comenzar, y para centrarnos en esta idea, leímos esta cita de John Berger:
 
“El impulso de pintar no procede de la observación ni tampoco del alma, sino de un encuentro: el encuentro entre el pintor y el modelo (…)  Cuando una pintura carece de vida se debe a que el pintor no ha tenido el coraje de acercarse lo suficiente para iniciar una colaboración. Se queda a una distancia “de copia”. (…) Acercarse significa olvidar la convención, la fama, la razón, las jerarquías y el propio yo”. (1.)

Tratando de resolver los problemas de representación que el paisaje exigía, cada uno fue elaborando una técnica propia basada en su experiencia particular. Dejando a un lado las convenciones que se le atribuyen a la acuarela comenzamos a pintar observando atentamente la naturaleza pero también prestando atención al comportamiento de la acuarela. En ocasiones aprovechando ciertos “errores” como posibles soluciones técnicas. Aceptando que la acuarela es un medio poco dócil y respetando su naturaleza y cualidades.

En el primer ejercicio tratamos de cambiar la manera de mirar a la que estamos acostumbrados. En su trabajo, el pintor tiene que atender a muchos factores a la vez: claroscuro, dibujo, color, composición... esto puede saturar y bloquear a alguien que empieza a pintar. Para focalizar toda nuestra atención en uno de estos aspectos, se
propuso utilizar únicamente un color. De este modo atenderíamos solamente a las variaciones claro y oscuro. Al mismo tiempo, este ejercicio es un buen entrenamiento para sintetizar y estructurar la imagen.

A medida que avanzaba la mañana y salía el sol, cada cual avanzaba en el camino que había emprendido. En las puestas en común de los ejercicios apreciábamos cómo se había llegado a resultados inesperados y muy diferentes entre sí. Comprendimos que la técnica no era una “manera de hacer” preconcebida sino que surgía de una verdadera relación con el motivo, del estar aquí y ahora.

Gracias por la buena disposición y entrega de todos los que estuvisteis. Los resultados fueron fantásticos. Gracias a Brian y a Begoña por la organización y amabilidad. Espero que repitamos y nos veamos pronto de nuevo.

Raul Dominguez


1. John Berger, Algunos pasos hacia una pequeña teoría de lo visible

Ver mas fotos aqui.

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Buscar

Cargando...

Gu