2014/02/25

III Asamblea del Herbario digital Xabier de Arizaga

La Asamblea de este  año del Herbario digital, la tercera de su historia,  se ha celebrado en Lalastra, en el valle de Valderejo, el domingo 16 de febrero. 

La jornada comenzó con un buen paseo mañanero por el desfiladero del río Purón, que estaba cantarín y rebosante de agua y brío.   En esta zona de Álava, muy alta y fría, pudimos ver los amentos de los avellanos, el Durillo en flor y unos pocos Narcissus minor  en la pradera del pueblo abandonado de Rivera. 

Tras el paseo había una visita al Centro de interpretación de Lalastra donde se exponían, en papel y en  gran formato, fotos de flores y plantas del herbario digital. Todas ellas realizadas por los tres, ya expertos, fotógrafos en estas lides: Antonio González, Jose Ramón López y Pello Urrutia.  Las fotos eran tan bellas que nos deslumbraron a todos, incluso a sus autores, sospecho. 

La asamblea informativa, propiamente dicha, se celebró tras una comida en el restaurante de Lalastra.

Lo pasamos muy bien y nos hizo un tiempo magnífico, soleado y frío, con esa luz indescriptible de febrero y una compañía variadísima, llegada desde varios puntos de Euskadi, de Navarra, de Logroño y hasta un francés venido de Mondragón pero nacido en el Macizo central. Todos colaboradores del Herbario o a punto de serlo.

Algunos os estaréis preguntando que son estas asambleas del herbario  digital y en que consisten. Como yo me lo he ido preguntando también a lo largo de estos tres años intentaré daros mi punto de vista tras haber asistido a las dos últimas. Lo primero que se siente al asistir es que es un gran honor ser invitado.
En los dos últimos años he podido comprobar hasta que punto.  La compañía es interesantísima, siempre con gente conocida y gente nueva, pero todos compartiendo un gran entusiasmo por las plantas y la botánica, así como por el Herbario digital. 

En estas asambleas Pello reúne a los colaboradores del Herbario Xabier de Arizaga, incluyendo a los informáticos y a  posibles nuevos fichajes, gente sabia en botánica, en su mayoría, a quien explica el modus operandis del Herbario, es decir, como se hacen las fotos y las fichas y lo que se busca en cada imagen.  Presenta, además, un balance de lo conseguido en estos tres años y se ajustan conductas y se discuten posibles cambios. También se comparten experiencias y se crea hermandad, sin duda.  

Gracias Pello, Jose Ramón y Antonio,  por
mantener día a día con vuestro esfuerzo y entusiasmo un lugar tan increíble, lleno de retos y de proyectos, abierto y  científico; yo diría que es algo  sumamente complejo  pero que con vosotros parece, a veces, asequible y, siempre, natural y sorprendente.  Ese lugar al que me estoy refiriendo es por supuesto el Herbario digital Xabier de Arizaga, que a mi me sigue pareciendo una especie de milagro. Un milagro con crecederas porque el año pasado creció en 871 pliegos. A finales de 2013 el número de pliegos ascendía a 2.748! 

Gracias también a todos los colaboradores. Ha sido otro año inolvidable y como redondo.

Carolina Larrosa

2014/02/21

Los colores de los líquenes


En esta la última charla programada en Ataria con motivo del 25º aniversario del IAN, nuestra socia, Beatriz Fernández Marín, nos acercó al mundo fascinante de los líquenes. A pesar de la lluvia y el frio, acudieron a la cita más de 20 personas, todo un éxito.

En la primera parte de su intervención Bea nos explicó que los líquenes son unos seres enigmáticos, formados por un hongo y un alga microscópica, que se desarrollan en una relación simbiótica que modifica su morfología, fisiología y bioquímica. Debido a su peculiar estrategia de vida y a su pequeño tamaño, pasan a veces desapercibidos. Sin embargo, están intrínsecamente presentes en nuestro entorno (incluyendo el urbano) e incluso en nuestra vida cotidiana (en forma de cosméticos y otros productos). Se estima que el 6% de la superficie terrestre de nuestro planeta está ocupada por líquenes.

Además de desempeñar papeles ecológicos imprescindibles en su medio natural, los líquenes representan una herramienta muy útil en el estudio de la contaminación atmosférica, representan una fuente de recursos aún sin explorar y nos hablan del grado de salud ambiental del lugar en el que se desarrollan.

A continuación, abrimos los paraguas para realizar una breve salida por Salburua con el objeto de recoger unas muestras de los líquenes presentes en el entorno.

En la tercera y última parte de la presentación, se examinó la morfología de algunas especies remarcables de macrolíquenes de Álava y, con la ayuda de diversas guías de campo, se identificaron algunas de las más sencillas

Se extrajeron sustancias liquénicas con disolventes orgánicos y se observó su microcristalización al microscopio. Se emplearon test químicos sencillos utilizados en quimiotaxonomía y se observaron las propiedades fluorescentes de algunas sustancias liquénicas mediante iluminación de los especímenes con luz ultravioleta.

Finalmente, se evaluó la capacidad de los líquenes para sobrevivir en estado deshidratado mediante medidas de fluorescencia de la clorofila durante su rehidratación.



Textos y fotos Bea Fernández y Brian Webster
Como novedad, ahora puedes ver más fotos de la actividad en: http://www.flickr.com/photos/118485008@N08/sets/72157641373985594/




2014/02/05

La Fiesta del 25º Aniversario del Instituto

Cena 25 aniversario IAN

El viernes 29 de noviembre nos reunimos en una cena para conmemorar los 25 años del Instituto Alavés de la Naturaleza.
 La idea surgió del grupo del herbario, que tenían ganas de fiesta, y se incorporó a las actividades conmemorativas después de pasar por la comisión de apoyo que delegó en Carolina la selección de lugar, menú y acompañamiento musical.

La fecha había sufrido varios aplazamientos, el último debido a la muerte de Pedro Uribe-Echebarria, lo cual dio lugar a que la cena de aniversario incorporara un homenaje a Pedro con asistencia de su familia.

La cita fue en el restaurante del Artium y la primera parte estuvo dedicada a saludos y reencuentros. La asistencia fue muy numerosa lo que dio lugar a que nos reencontráramos con personas que por diversos motivos llevábamos tiempo sin ver.

A continuación pasamos al buen yantar, sin descuidar los animados focos de conversación

Y una vez terminada la fase gastronómica pasamos a la musical que también estuvo a la altura. La coral Urkide, dirigida por Maite Gómez, nos obsequió con un programa amplio y variado con canciones en euskera, castellano, inglés, francés e italiano.  

El repertorio incluyó entre otras el Aleluya de Leonard Cohen que primero cantó la coral y que se repitió, como cierre, con la colaboración de todos los asistentes. Fue un estupendo regalo musical y un descubrimiento para quienes no conocíamos a Urkide.

La segunda parte tuvo lugar en la Sala Plaza del Artium, a cargo del grupo folk Parradust.  Aires  celtas, animosos danzantes en la pista y numerosos marcadores de ritmo (sin desplazamientos) con bebida en ristre en la periferia.
Y la fiesta terminó con una sesión DJ de música de los 80  que tenía prevista una duración de tres horas,  de la cual no puedo dar testimonio personal aunque, bien seguro, que hubo buen ambiente hasta el final y un incremento paulatino del personal en pista.


Fue una tarde llena de cosas buenas, amigos, música, el recuerdo de Pedro, y por supuesto un apetitoso menú. Al finalizar hubo un amplio acuerdo en que no hay que esperar 25 años para la próxima. 

Para escuchar las canciones, pincha en las fotos:


































































Textos de Teresa Ruiperez, vídeos de Teresa Ruiperez y Brian Webster 

La arboleda de Pedro

La arboleda de Pedro

No todos los días se planta un bosque, pero el sábado 25 de enero fue un día especial y en menos de dos horas plantamos uno en Olárizu, en un sitio privilegiado cerca de la casa de la Dehesa.  Allí nos reunimos los compañeros del IAN, muchos amigos y colegas de Pedro Uribe-Echebarría,  su familia, y todo el que quiso acercarse y colaborar. La arboleda de Pedro está ya en pie y lo pasamos especialmente bien  plantándola.

Agustí Agut i Escrig, responsable del Banco de germoplasma del Jardín Botánico de Olárizu, y sus jardineros, nos habían ya preparado los agujeros y los ejemplares de árboles y arbustos, los mismos  que en otro tiempo cubrieron este rincón de la llanada alavesa. Nos dejaron las azadas y unas bandejas para achicar agua, ya que el día anterior había llovido a cántaros y hubo que sacar el agua de los hoyos antes de introducir los cepellones, que provenían del vivero de Eskalmendi.  Iban llegando familias con niños, personas de todas la edades,  y el buen ambiente se hizo notar enseguida.

También nos acompañó una impresionante perra de lanas blancas, enorme, que salía en todas las fotos, y que yo imaginé que pertenecía a la familia de Pedro por las carantoñas que le hacían y como les acompañaba a menudo. Pero no. La sorpresa vino al final de la plantación, cuando la perra ya no estaba con nosotros y apareció su dueño que la estaba buscando.  La perra no se perdió  detalle del proceso, y cuando el bosque  quedó  terminado, se esfumó como un duende. Espero que su dueño haya dado con ella.  Tal vez era ella el hada del nuevo bosque pero en versión alavesa, con cara de perra lista.

Plantamos Robles, arces, sauces, espinos,  y otros arbustos, todos resistentes al clima de la zona.  A un lado de la plantación hay un nuevo camino que es parte del jardín botánico y que está en proceso de ser prolongado. Allí mismo existe ya un porta-placas preparado para cuando la placa en recuerdo de Pedro esté lista, que seguramente será muy pronto.

Presidiéndolo todo, sentada en un sillín como de botánico, con el paraguas abierto y sus botas de goma, estaba alguien muy especial, una señora  a través de cuyos ojos nos miraba un gran botánico, un compañero del IAN y de fatigas, un gran maestro de hábitats, bosques y ecosistemas,  un científico riguroso,  artífice del herbario VIT, y ahora con su propio bosque. Esa señora que nos alentaba con la mirada era la madre de Pedro, otro roble en su arboleda, sin duda.


Gracias al Ayuntamiento de Vitoria,  al CEA,  a los jardineros del Botánico y especialmente a Agustí,  por este bosque repentino y  con nombre propio, por algo que para los del IAN siempre será nuestro bosque, y  dotado con una carga emocional y una savia capaz de sobrevivirnos y también de nutrirnos mientras tanto, como sólo la arboleda de Pedro en Olárizu puede ya hacerlo.

Una gran alegría que flotaba en el aire ha presidido toda la semana tras la plantación, una energía como de bosque y de esplendor.  No podíamos haber empezado enero de 2014 mejor. Gracias Agustí, por hacer que todo fuera tan fácil y natural, tan bonito y tan  adecuado. Como dijo Pello en un momento  dado tras el esfuerzo físico y colectivo, aún llenos de barro y de euforia, ya sólo queda venir pronto a merendar a su sombra. Todo llegará y a su tiempo. Seguro.









Texto de Carolina Larrosa. Fotos de Carolina Larrosa y Juan Carlos Palacios.

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu