2011/12/20

Cacyreus marshalli, Butler 1898

Cacyreus marshalli Butler 1898, sobre Pelargonium peltatum
Vitoria-Gasteiz, 20 de noviembre de 2011.
(foto: ©José Sebastián Estévez)
Hoy es 20 de noviembre y las temperaturas excesivamente benignas que estamos teniendo durante las últimas semanas, hacen posible que aún mis jardineras estén floridas de geranios. El follaje de estos luce verde y sano, lo que me alegra enormemente. Lo normal a estas alturas, es que ya se encuentren marchitos por el frío y las heladas de Vitoria, pero apenas ha helado en lo que llevamos de mes. Esta circunstancia, preocupante por una parte por lo que significa, me ha dado la oportunidad de ver y disfrutar aún de una mariposa muy particular. Concretamente de un pequeño licénido, originario de África Austral y que aún revolotea por mis tiestos.

 A priori, podría parecer inverosímil, que una mariposa africana pudiera resistir nuestro clima a estas alturas del año, pero estamos teniendo un último tercio de año excesivamente cálido en Vitoria. Además, la especie “ha venido para quedarse”.

Entre los especialistas ya no hay ninguna discusión en considerar a Cacyreus marshalli como especie de nuestra fauna. Yo mismo la vengo observando desde el año 2006. Y año tras año, cada vez es más abundante en nuestras balconadas y jardineras urbanas.

La especie se detectó en la península Ibérica por primera vez a finales de los ochenta y desde entonces se ha citado en muchas localidades. Cada año va ampliando su distribución, y aunque está ligada a especies de los géneros Geranium y Pelargonium ornamentales, o lo que es lo mismo, a nuestros pueblos y ciudades, el salto a la naturaleza es cuestión de tiempo. Sobre todo, teniendo en cuenta que aún no tiene enemigos naturales como en su lugar de origen, donde la frenan parasitoides y hongos. Por si esto fuera poco, nuestra amiga tiene de cinco a seis generaciones anuales, lo que nos puede dar una idea de las muchas posibilidades que tiene para sobrevivir. Es decir, el adulto pone el huevo en los geranios, las larvas se internan en los tallos y capítulos florales de la planta para alimentarse y desarrollarse, salen de ellos para crisálidar y posteriormente emerge el imago para volver a empezar el ciclo. “Así hasta seis veces”. Por lo tanto no es extraño observarla desde principios de primavera hasta noviembre ininterrumpidamente.

Es considerada una plaga por los jardineros. Por internet
Tallos de Pelargonium zonale con orificios de
salida ocasionados por larvas de Cacyreus marshalli
(foto: © José Sebastián Estévez)
podéis encontrar miles de artículos sobre su mala fama si queréis saber más sobre sus “malas artes”.


Los machos y las hembras son iguales. Anverso de color marrón oscuro sin marcas excepto un punto negro orlado de blanco en las alas posteriores, junto a la 
base de la cola. Con fimbrias ajedrezadas en los bordes exteriores de las alas. Reverso pardo claro con un intrincado dibujo de franjas oscuras y claras que la mimetizan con el entorno cuando está posada. Envergadura alar de 20 a 28 mm.



La especie pasa nuestros inviernos introducida en los tallos 
 
de la planta huésped en forma de larva o enterrada en el suelo en forma de crisálida, esperando que las temperaturas sean favorables para emerger. De esta forma se perpetúa año tras año en nuestras macetas.


Así que ya lo sabéis, si veis revoloteando y/o posándose a una  pequeña mariposa parda sobre vuestros geranios, se tratará casi seguro de Cacyreus marshalli.


Texto y fotos: José Sebastián Estévez.

0 comentarios:

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu