2011/10/20

Obarenes pasados por agua

Para el organizador de una actividad al aire libre, unas predicciones meteorológicas desfavorables son la más preocupante de las noticias. Aferrándose a un mecanismo de supervivencia, el organizador necesita confiar en que la previsión no se cumpla o en que la borrasca pase más rápidamente de lo anticipado por los satélites. Desgraciadamente, el destino suele estar escrito y si debía llover, el día y a la hora de la salida de campo cortinas de agua caerán desde lo alto y el organizador se entregará, inerme, a su fatal destino.


El ocho de octubre, un grupo de valientes convocados por el IAN pretendíamos efectuar una ascensión al monte Humión (1.435 m), el más elevado de Obarenes. La orientación E-W de esta alineación, junto con otras del norte de Burgos y País Vasco, exacerba su papel ecológico como corredor para la fauna de aves y mamíferos montanos entre los tres grandes centros de distribución y refugio del norte ibérico: la Cordillera Cantábrica, los Pirineos y el Sistema Ibérico. Los matorrales y pastizales de media montaña, mantenidos y favorecidos tradicionalmente por el fuego y el diente del ganado, albergan comunidades zoológicas diferenciadas respecto a los entornos forestales y agrícolas de las laderas y fondos de valle. Alondras, bisbitas, chovas y acentores son algunas especies residentes, nómina que se ve incrementada en época migratoria por bandos de zorzales que sedimentan para alimentarse de bayas y gálbulos, y por el sobrevuelo de rapaces, fringílidos, palomas y ánsares. Para especies emblemáticas y amenazadas, como el quebrantahuesos y la perdiz pardilla, los Obarenes alojaron los últimos núcleos reproductivos antes de su respectivo arrinconamiento –hacia mediados del siglo XX– en las zonas de alta montaña donde sobreviven hoy.


Es probable que las condiciones durante la subida al Humión de la expedición del IAN no fueran comparables a las sufridas por Juanito en el Manaslu, pero también es cierto que la niebla cerrada y la lluvia persistente no son precisamente aliadas de la observación de aves. Con encomiable determinación, los expedicionarios coronaron la cota 1.333 y emprendieron un prudente descenso, con dos satisfacciones íntimas: haberlo intentado, y que los cursillos de iniciación de cantos de aves necesitaron tres intentos hasta conseguir una ascensión al Aratz sin contratiempos meteorológicos. Habrá una próxima vez, y los cielos serán propicios.


Texto: José María Fernández García
Foto: J. J. Frías

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo siento por la ciencia que no pudo progresar gran cosa y por los sufridos expedicionarios pero el relato ha merecido la pena. ¡Ánimo valientes!

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu