2010/05/21

PRIMERA SALIDA DE 2010 DEL HERBARIO DIGITAL





La temporada de salidas del Herbario digital de este año ha quedado inaugurada con una excursión el domingo 9 de mayo para estudiar la flora del Valle del Ebro.


Desafiando la incesante lluvia y el frío mañaneros, capitaneados por Pello Urrutia, y con las claves siempre a mano, llegamos a Los Agudos, cerca de Calahorra, donde el tiempo mejoró muchísimo y pudimos explorar ese paisaje parecido al de las Bardenas Reales de Navarra. Éramos siete personas y la perra Bruna, siempre guardándonos las espaldas y atentísima. Nos encontramos en un espartal, pasto xerófilo con terreno arcilloso y yesos, cuyos cristales se veían depositados a simple vista. Allí había una gran riqueza de leguminosas como el Astragalus sesameus y A. monspessulanus teresianus, Medicago truncatula y M. monspeliaca y el rarísimo Hedysarum spinosissimum. Pasamos la espléndida mañana identificando las anuales de los pastos del Valle del Ebro y vimos algunas orquídeas como Ophrys speculum y O. lutea. Nada más bajarnos del coche, el primer sol y el olor a tomillo y a pino nos pusieron a tono.


Encontramos allí también el Hedysarum, lechoso y de yesos, la Suaeda, de lugares salinos, la preciosa Matthiola fructiculosa y el Astragalus echinatus en los claros del tomillar. Había innumerables miriápodos, todos iguales, fascinantes. Otras plantas que hicieron nuestras delicias fueron el Plantago lagopus, la Malcolmia africana y algunas compuestas. Identificamos la Scorzonera hispanica y el Senecio auricula, y luego dimos con la Polygala monspeliaca mientras paseábamos por las Cárcavas del Valle del Ebro.


Tras comer nos desplazamos a Rincón de Soto, cerca de Peralta, en La Rioja, a orillas del río. Íbamos buscando una cascajera. El Ebro estaba rebosante de agua y corría veloz, pero no se llevó a nadie. Eso sí, cuando estábamos identificando plantas como la de flor amarilla Anacyclus valentinus, una compuesta escasa o rara, el difícil Carduus pycnocephalus, el Onopordum nervosum y la espectacular Cynoglosssum creticum, una Boraginacea, junto a la diminuta flor azul de la Anchusa arvensis, apareció el señor de esas tierras que nos informó de que le pertenecían y estábamos en propiedad privada. Resultó ser biólogo y nos acompañó un trecho buscando la invisible cascajera. Así nos adentramos en una pradera donde empezó a llover y pudimos abrir un curioso paraguas, propiedad de Pello, tan fotogénico como las plantas, y con el que algunos nos quisimos hacer fotos entre los ciruelos silvestres y el delicado Allium rosaceum, a juego. Encontramos Scorzonera laciniata, con sus estrechos filamentos, un juncal impresionante y muchos Populus canescens.


Regresamos a casa con la última luz, felices y llenos de imágenes buenísimas para el Herbario digital y de nueva sapiencia, más el recuerdo de la inagotable paciencia de Pello con las claves botánicas y de Antonio, que siempre tiene que lidiar con nuestras innumerables preguntas.


La siguiente salida será a la Sierra de Santo Domingo, en Zaragoza, el domingo 30 de mayo.



Texto: Carolina Larrosa

Fotos: Antonio González (de arriba abajo: Linum narbonense; grupo de trabajo; Senecio auricula)

1 comentarios:

Beatriz dijo...

que envidia me dais!!

yo voy a perderme todas las
excursiones botanicas :(

al menos,es una suerte
poder percibir su esencia
en los resumenes del blog.

Saludos a todos desde inglaterra!
Bea.

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu