2009/05/18

Por Tierras Andaluzas

Para cualquier amante de la naturaleza visitar el suroeste de la península ibérica es un privilegio para los sentidos. La luz de Andalucía, el aroma de sus campos, los sonidos del bosque mediterráneo, dejan en el visitante ávido de sensaciones, un recuerdo imborrable.

El pasado mes de Abril visité junto a mi familia el Parque Nacional de Doñana así como sus zonas más cercanas, Marismas del Odiel (Huelva) y la Reserva natural denominada La Cañada de los Pájaros, cercana al municipio de Puebla del Río (Sevilla).


Nos alojamos en la urbanización de Matalascañas (Huelva), modelo de urbanismo salvaje y ejemplo de lo que no debe volver a repetirse. Construida en los años setenta y ochenta, en pleno Parque Nacional de Doñana, mantiene en uno de sus extremos el Parque Dunar, recuerdo de la vegetación original, que en estas fechas, en plena floración demanda su espacio por derecho propio.


En el Parque Nacional de Doñana realicé dos rutas terrestres en vehículos todoterreno, así como diversos senderos a pie por el Centro de Visitantes El Acebuche, Arroyo de La Rocina y Palacio del Acebrón.


La primera ruta da comienzo en el Centro del Acebuche y recorre los principales ecosistemas que se dan en Doñana, como son la playa, el bosque y su matorral mediterráneo, las dunas móviles y La Marisma.

Toda una lección de naturaleza que da al Parque un valor ecológico único, difícil de olvidar.


La segunda ruta parte de la Aldea del Rocío visitando principalmente dos ecosistemas. El bosque y La Marisma. Atravesamos el denominado “Coto del Rey” con una población muy rica en rapaces, principalmente Milano Negro (Milvus migrans) y Aguililla calzada (Hieraaetus pennatus). Allí pudimos contemplar sus nidos, construidos sobre viejos alcornoques, vigilándonos atentos desde sus atalayas, sin saber muy bien quien observa a quien.


El número de especies que pude observar en lo que a avifauna se refiere es muy amplio, sirvan como ejemplo: Flamenco (Phoenicopterus roseus), Espátula común (Platalea leucorodia), Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus), Calamón (Porphyrio porphyrio), Cerceta carretona (Anas querquedula), Halcón peregrino (Falco peregrinus), Elanio común (Elanus caeruleus), Mochuelo (Athene noctua), Ganga ibérica (Pterocles alchata), Oropéndola (Oriolus oriolus), Alcaudón común (Lanius senator), Rabilargo (Cyanopica cyanus), Abejaruco (Merops apiaster), Carraca (Coracias garrulus), Vencejo pálido (Apus pallidus), Golondrina dáurica (Hirundo daurica)… entre otras muchas. Y como colofón de este recorrido, llegamos al Centro de Visitantes José Antonio Valverde. Aquí pude contemplar una de las colonias de aves más importantes de Doñana. Inmensas pajareras llenas de vida a rebosar que albergan la mayor colonia de cría de Europa Occidental de Morito común (Plegadis falcinellus); también comparten este espacio aéreo la Garcilla bueyera (Bubulcus ibis), el Martinete (Nycticorax nycticorax) y la Garcilla Cangrejera (Ardeola ralloides).


En la “planta baja”, zona de carrizal, numerosos nidos de Garceta Común (Egretta garzeta) y Garza Imperial (Ardea purpurea). Observé sus evoluciones y disputas que debido a la falta de espacio son frecuentes entre las especies nidificantes.


En las marismas del río Odiel visitamos una de las mayores colonias de cría de la Península Ibérica de Espátula común (Platalea leucorodia). Situada en la denominada “Isla de Enmedio” alberga habitualmente a una población reproductora de más de cuatrocientas parejas nidificantes.

Allí sobre vegetación de porte bajo permanecían inmóviles en sus nidos esperando la llegada del otro miembro de la pareja.

En las cercanías de este espectáculo natural se da otro acontecimiento. Un nido de Águila pescadora (Pandion haliaetus). Esta especie no nidificaba en la costa peninsular desde los años ochenta. Fruto de un proyecto de reintroducción iniciado en 2.004 con un macho procedente de Alemania y una hembra procedente de Escocia se ha conseguido que llegada la etapa adulta nidifiquen en lo que consideran su tierra natal. Esta especie tiene una acusada filopatria lo que dificulta aún más su establecimiento como reproductora.


En el momento de nuestra visita tenían un valioso huevo. Esperemos que el proceso de cría evolucione favorablemente y pueda culminar con éxito.


También visitamos “La Cañada de los Pájaros”, centro de educación ambiental donde se lleva a cabo un programa de reproducción en cautividad de la Focha moruna (Fulica cristata), donde pudimos contemplar numerosos ejemplares de esta especie. También la Cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris), Cigüeña negra (Ciconia nigra) y ejemplares tan difíciles de observar como son la Polluela pintoja (Porzana porzana) y el Guión de codornices (Crex crex).


Como despedida volvimos al Centro de Visitantes del Acebuche. A través de sus diferentes senderos y observatorios nos fuimos despidiendo de todos sus moradores que con sus cantos y acrobacias nos habían hecho disfrutar tanto de unos días inolvidables en un escenario único como es el Parque Nacional de Doñana.


Texto y Fotos: Juan Mari Lasa

0 comentarios:

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu