2008/12/15

Por Le Teich y environs


Durante el fin de semana visitamos 3 reservas diferentes. El parque ornitológico de Le Teich, la reserva de caza de Saint-Martin-de-Seignanx y el Domaine de Certes. He aquí nuestras impresiones sobre estas visitas. Gracias a conductores, organizadores y a Mikel Salvador y Richar Ibañez que nos han proporcionado las listas de aves.
Foto: Amancio Salvador


Parque Ornitologico de Le Teich
Texto: Arantza Marcos
Fotos. Brian Webster


El recorrido de Le Teich comienza atravesando un puente de madera donde las aves ya empiezan a dar la bienvenida. 20 observatorios esperan totalmente vacíos para nosotros: 20 paradas para repostar nuestros ojos con alas y vuelos...

Parada 1. Primera reunión y cena del grupo en el parque, agradable y copiosa aunque eludo contar el menú. Después, un paseo nocturno y húmedo en el que se habla entre otras cosas de cómo mejorar el mundo. (Altos vuelos)

Parada 2. Las aves nos despiertan a la puerta; acuden a un comedero del jardín trepadores azules, herrerillos, pinzones, carboneros, jilgueros...

Parada 3. A los martinetes les cuesta despertar aunque el pito real cante sobre una rama frente a sus dormideros.

Parada 4. Un prado de salicaria se convierte en un concurrido festín para cercetas y estorninos. Los conejos también aprovechan para comer y completan la escena.

Parada 5. De un lado para otro, las agujas colinegras bailan sobre un agua moteada de fochas y rabudos.

Parada 6. El zarapito real ha cruzado el cielo del camino.

Parada 7. Un numeroso grupo de avocetas anda de aquí para allá luciendo su finura y sus contrastes.

Parada 8. Las espátulas han decidido ponerse en equilibrio.

Parada 9. Aunque el sol no traspase la gruesa capa de nubes, los tarros blancos sobre el agua parecen iluminados por focos invisibles.

Parada 10. Alguien ha descubierto que el ojo de los cormoranes es verde claro y brillante. Sus ojos están cerca de nuestros ojos.

Parada 11. Otro puentecillo de madera cruza el agua dividiendo un bando de gansos.Parada 12. Las ardillas también se han dejado ver entre los robles.

Parada 13. Una barnacla canadiense quiere pasar desapercibida entre un grupo de gansos pero su traje y su elegancia la delatan.

Parada 14. El martín pescador exhibe su destreza y plumaje en su quehacer cotidiano, pesca que te pesca, engatusando a nuestros amigos fotógrafos.

Parada 15. Las garcetas comunes agitan su pata dentro del agua a la espera de pillar un bocado con su preciso pico.


Parada 16. De regreso descubrimos al picapinos desafiando la gravedad.

Parada 17. Los caminos están estampados de hojas de colores. También de champiñones, hongos y galampernas. Nuestro amigo Antonio hubiera mirado más al suelo que nosotros.

Parada 18. Carolina dice que "la lluvia aquí es un adorno".

Parada 19. A pesar del frío y la humedad mereció la pena ir. "Desde que observo aves, los inviernos ya no son como antes" dijo Brian.

Parada 20. Nos despide un bando escandaloso de grullas justo cuando íbamos a coger los coches dirección a Les Barthes de Lesgau, donde otra vez varios bandos nos darán la bienvenida.

Gracias a todas las aves que se dejaron ver: zampullín chico, somormujo lavanco, cormorán grande, martinete, garceta común, garceta grande, garza real, cigüeña blanca, espátula, cisne vulgar, ánsar común, barnacla canadiense, tarro blanco, azulón, ánade rabudo, cuchara, cerceta común, porrón común, aguilucho lagunero, rascón (oído), polla de agua, focha común, faisán (torquatus), avoceta, martín pescador, pito real, chochín, petirrojo, mirlo común, carbonero común, herrerillo común, mito, trepador azul, urraca, arrendajo, corneja, estornino pinto, gorrión común, pinzón común, jilguero, ruiseñor bastardo...


Reserve de Chasse de Saint-Martin-de-Seignanx
Texto: Teresa Ruiperez y M. Frias
Foto: Brian Webster

Justo llegar a Bayona, seguimos la orilla norte del río Adour adentrándonos en Les Barthes. Al llegar, nada más salir de los coches, nos recibieron varias bandadas de grullas, que primero se anunciaron con sus gritos y luego pasaron volando sobre nosotros.

El observatorio tiene una vista estupenda; es muy alto, amplio, protegido y este domingo, aunque llovía, estaba muy concurrido. La reserva es conocida por su águila moteada y sus grullas invernantes. Después de observar el águila a nuestro antojo observamos paloma torcaz, cernícalo común, ratonero común, lavandera blanca, las grullas, y silbones que minaban el agua y la tierra buscando qué comer bajo la lluvia. De pronto todas las avefrías se concentraron, y los pajareros se excitaron, "el águila volaba", y a medida que las voces de los pajareros subían, los cientos de avefrías también. Las avefrías aleteaban formando corrientes sincronizadas de tonos diferentes que se cruzaban... ¡Qué espectáculo! El águila, sin inmutarse, pasó de largo. Los pajareros bajaron los prismáticos y las avefrías poco a poco volvieron a posarse.

La lluvia seguía cayendo y las grullas alborotando.

Domaine de Certes
Texto: M. Frias
Foto: Amancio Salvador

Este señorío se encuentra a unos 20 minutos al noreste del parque ornitológico en las afueras de Audenge. El domingo, antes de salir, algunos nos escapamos de Le Teich y fuimos en busca de la barnacla carinegra; invernante habitual de la bahía de Arcachon.

Dejando atrás el château, tomado por una pandilla de gorriones molineros, y siguiendo el camino hacia la mar, nos adentramos en lo que en su día fue una gran piscifactoría al aire libre. Hoy en día consiste en grandes canales y diques paralelos y perpendiculares al mar, cuya inundación se controla mediante compuertas y esclusas. Este paraje es parte del Conservatorio del Litoral y reserva de aves, pero, solo hasta el camino que bordea la orilla de la ría y la bahía.

Desafortunadamente, en la orilla se puede cazar. Al estar prohibida la caza al vuelo, los cazadores inundan charcas trampa con señuelos y.... disparan. Muy a nuestro pesar, según caminábamos, eran muchos los cazadores que nos pasaban, en bici o en moto (era un camino de unos 6 km); todos con sacos llenos de caza y jaulas con señuelos vivos (cucharas, cercetas, ánades reales...).

Al acercarnos a la bahía, que se nos aparentaba cada vez más inmensa (155 km cuadrados), veíamos cada vez más aves entre las que destacamos acentor común, reyezuelo listado, andarríos chico...etc. Pero, las que más nos llamaban la atención eran los cisnes comunes. Vimos aproximadamente un centenar repartidos por los canales y las orillas del mar y entre ellos un par de cisnes negros!

Al parar y montar los telescopios, en el silencio que se produjo, pudimos oír las barnaclas a lo lejos. El tiempo se nos cernía, pero caminando deprisa logramos acercarnos más a ellas y verlas claramente. Miles de carinegras reunidas entre los limos y las orillas. Al alzar la vista, vimos en el horizonte, cada vez más formaciones en V, unas detrás de otras... Entraban de la mar; graznando, anunciando su llegada y su ultima parada antes de la migración primaveral.

Solo pudimos disfrutar del espectáculo unos minutos y con ganas de quedarnos nos marchamos.
2008/12/02

Salida Loberas

El 15 de noviembre, doce “valientes” se atrevieron a visitar varias loberas en el Monte Santiago, en el término municipal de Berbarana, en Burgos, justo en el límite con Álava. El día empezó con frío y niebla y siguió con más frío y más niebla.

A causa del mal tiempo hubo que cambiar el itinerario previsto, ya que en un principio la idea era ir andando desde el repetidor de Osma hasta el Nacedero del Nervión, para poder recorrer la zona por la cima, dejando todo el valle de Losa a nuestros pies, pero la niebla nos lo impidió. Así que, como alternativa, dejamos el coche en el primer aparcamiento de la pista de acceso al Monte Santiago, considerado Monumento Natural, y cogimos el sendero PR.BU.48 “ Camino de Alterla”, llegamos a una bifurcación de senderos, PR.BU. 48 al Este y el PR.BU.50 “Senda del Encinal”al Oeste, y seguimos por una pequeña senda hacia el Sur, subiendo la ladera. La niebla hacia que tuviéramos que esperarnos cada poco para no perdernos ninguno. Por el camino Antonio nos iba enseñando setas, muchas de ellas comestibles, que algunas de ellas acabaron en la mochila (por supuesto no llegamos en ningún caso a los 2 kilos).

Dejamos la zona de pastos y matorral, y llegamos a una mancha de hayedo, donde sorprendimos a un corzo, que salio pitando por si acaso no éramos de los “buenos”. En esa zona encontramos la primera lobera, llamada “Loberas Viejas”, una de las más antiguas que se conocen en la Península Ibérica, pero que por desgracia se encuentra ya muy deteriorada, aunque todavía puede observarse parte de las paredes y se intuye el foso. Después, anduvimos menos de un kilómetro y nos topamos con el foso de la lobera de “Fontanillas”, mucho mejor conservado, seguramente porque fue utilizada hasta tiempos más recientes que la otra. Las paredes del foso están formadas en su parte inferior por piedra natural, lo que condicionó probablemente la elección de este enclave y no otro para construir el callejo de la lobera. La presencia de vegetación cubriendo parte de las paredes, un haya vieja caída y la niebla le daba un encanto de un “día de lobos”.

La vuelta se hizo más dura, ya que la niebla y una fina lluvia nos impedía ver el camino de vuelta, y para no engañaros nos desorientamos un poco y anduvimos un poquillo más, pero a pesar de ello y las inclemencias climatológicas no hubo ningún suspiro de desesperación, ni queja, lo que se agradece muchísimo.

El objetivo de esta salida era enseñar la existencia de estas viejas trampas utilizadas para la caza de lobos al menos desde la Baja Edad Media hasta principios del siglo XX. Son estructuras impresionantes, exclusivas del norte de la Península Ibérica, y que fueron construidas piedra a piedra, sin utilizar ninguna masa de unión, con paredes convergentes de varios kilómetros de longitud, un trabajo duro y extraordinario. La caza de los lobos movía a la gente de todos los pueblos del valle que participaban en las “corridas” y éstas acababan siendo una gran fiesta y acto social, aunque no para el lobo.

Es importante conservar estas estructuras que guardan historias inimaginables de nuestros antepasados y testimonian formas de vida antiquísimas. También es importante conservarlas siguiendo la misma forma como las construyeron, si no perderán todo su encanto.

Texto y fotos: Nerea Ruiz de Azúa
2008/11/28

ZORRO MELÁNICO

Las alteraciones individuales en la pigmentación de las faneras de los vertebrados (pelos, plumas) son sucesos relativamente raros, pero muy llamativos. Tienen una base genética, y se relacionan con la ausencia de proteínas de carácter enzimático que dificultan o exacerban la síntesis de pigmentos. En muchos casos, el individuo que sufre la anomalía tiene menos posibilidades de sobrevivir en el medio natural.

Nuestro compañero Norbert Fuente nos hace llegar estas fotos tomadas por él, de un zorro (Vulpes vulpes) melánico, encontrado muerto en Gaceta (Álava). Como se sabe, la capa propia en esta especie es amarillenta-pajiza. De hecho, no conocemos noticias previas sobre zorros melánicos en Álava, por lo que merece la pena publicar esta nota. Al parecer existen otras poblaciones de la especie en Europa donde la aparición de individuos melánicos, siempre en proporciones muy bajas, es algo más frecuente.
Txema Fernández
2008/11/18

El fotógrafo fotografiado




¡Qué arrastrada la vida del fotógrafo!






Foto: Juan Palacios
2008/11/12

Bichos raros en el Pantano de Landa 9 XI 2008

A menudo una salida de campo se convierte en un espacio filosófico. Por supuesto que depende de la compañía, de la disposición y de la sensibilidad para las pequeñas cosas.

El pasado domingo fue un día soleado de otoño. El pantano de Landa se había llenado de fochas dentro y fuera del agua, picoteando el suelo como gallinas de corral. Por el camino, la conversación saltaba desde las hojas a contraluz de los viejos robles a la necesidad de seguir plantando árboles como legado de futuro. El paso a través de un pequeño pinar nos regaló el olor a musgos y humedad, lo que avivó el recuerdo del origen de la vida.

Así, de aquí para allá, seguimos el camino adelante, con el baile de las hojas al caer y el zigzag de la senda descubriéndonos bisbitas, chochines, lavanderas, petirrojos... Y al terminar el concierto, en el mismo espigón de tierra del año anterior, un eider elegante estiraba el luminoso cuello acompañado de un cortejo de variedad de patos que no alcanzamos a distinguir.

Allí estaba de nuevo para enseñarnos que las diferencias siempre enriquecen las manadas, y para preguntarnos tantos porqués.... Dio unos cuantos pasos hasta meterse en el agua quizá para decirnos que no siempre son tan importantes las respuestas, que en cada momento está condensada la vida y que el momento que no buscamos siempre es el más gratificante.

Texto y foto: Arantza Marcos
2008/11/03

Salida a Matxitxako

El pasado 19 de Octubre realizamos una excursión para observar la migración de las aves marinas al Cabo Matxitxako. Pero la verdad que acabó por ser una mera excusa para acercarnos al litoral de Bizkaia, recorrer algunos de sus parajes más valiosos, y observar algunas de sus joyas naturalísticas. Porque las condiciones atmósfericas, viento flojo del sur, sol y 20 °C, eran las idóneas para pasear, pero las peores para el avistamiento de aves marinas.

Con todo pudimos observar varios alcatraces, y aprender a diferenciar sus edades por los diferentes plumajes, así como bandos en migración de anátidas o de cormorán grande. Una inesperada sorpresa ornitológica la constituyó la observación de varias palomas zuritas que volaban en paralelo a la línea de costa. Las buenas condiciones de la mar lo que sí posibilitaron fue la observación a gran distancia de las actividades de varios grupos de delfines, así como de un inesperado pez luna que pasó justo debajo del Cabo.

El buen tiempo también nos animó a recorrer el acantilado observando la rica y singular flora que lo caracteriza, entre la que destaca la Armeria euskadiensis que incluso tuvimos oportunidad de ver en flor, pese a lo avanzado del otoño. La visita a la Ria de Gernika y a la Torre de Madariaga completó una excursión que, aunque inicialmente matinal, nos resistimos a abandonar a mediodía y acabó por ocupar toda la jornada.
Texto: Jose Ignacio García Plazaola
Foto: Brian Webster
2008/10/13

Visita ornitológica al Delta del Ebro (3-5 de octubre de 2008)

Día de las Aves


Un grupo de seis animosos socios del IAN nos propusimos cubrir los 600 km que separan Vitoria del Delta del Ebro, en Tarragona, con el fin de conocer este espacio natural de fama internacional. No en vano está considerado el segundo humedal de la Península Ibérica por su importancia para las aves acuáticas, detrás de Doñana. El delta se ha ido formando lentamente durante los últimos 2.000 años, con los aportes de sedimentos arrastrados por el río Ebro desde su cuenca. Con la construcción de embalses y el incremento de las zonas forestales durante el siglo XX –sin olvidar el posible impacto de la subida de nivel del mar y el cambio climático-, el delta es hoy un ecosistema en regresión. Además sus fértiles suelos se encuentran intensamente transformados, ya que más de un 70 % de su superficie son arrozales. Pero permanecen lagunas naturales, carrizales, pastizales salinos y playas, en un territorio que en conjunto sustenta las mayores colonias ibéricas de algunas especies de láridos -incluida la amenazada gaviota de Audouin-, ardeidas y flamencos.



El hecho de que el pato colorado haya sido declarado “ave del año” por SEO/BirdLife constituía una buena excusa para visitar el delta, ya que éste alberga la mayor población reproductora ibérica. Además de disfrutar de los bandos postnupciales en la laguna de La Tancada, otras especies inexistentes o poco frecuentes en el País Vasco que pudimos observar fueron calamón, pagaza piquirroja, charrán patinegro, morito, águila pescadora, garceta grande, garcilla cangrejera, pechiazul y carricerín real. Se incluye en el lote un ejemplar híbrido de garceta común y garceta dimorfa, considerado una rareza. En suma, una aproximación rápida pero intensa a uno de los paraísos ornitológicos de la naturaleza ibérica.

Aiguamolls d’Empordá

Un día del mes de agosto pasado, durante las vacaciones que pasé recorriendo Girona, lo dediqué a visitar el Parque Natural dels Aiguamolls d’Empordá. Bellísimo y frágil ecosistema de marismas en el que pude contemplar multitud de aves acuáticas de diversas especies. Llegué a contabilizar más de 20 ejemplares de Ánade Real (Anas platyrhynchos), más de 10 cigüeñas (Ciconia ciconia) y 7 Gaviotas reidoras (Larus ridibundus).

En uno de los estanques pude contemplar Cigüeñuelas (Himantopus himantopus), Andarríos Chico (Actitis Hypoleucos), Garceta común (Egretta garzeta), un ejemplar de Avefría (Vanellus vanellus). Esta extensión de lagunas presenta en esta época muy poco volumen de agua, lo que provoca que quede el suelo de la marisma al descubierto y hace que especies como Archibebes, Correlimos y Chorlitejos, que pertenecen al grupo de los Limícolas, encuentren aquí su hábitat y proliferen en busca de invertebrados bajo el subsuelo.

Como acabo de citar, los Archibebes eran otra de las especies que se prodigaba por este biotopo y de este género se manifestaban dos especies: el Archibebe Común (Tringa totanus) y el Archibebe Claro (Tringa nebularia).

Al cabo de un rato aparecieron por la laguna unos visitantes inesperados: una hembra de Gamo (Dama dama) y su joven retoño, que en medio de toda la avifauna allí reunida no dudaron en meterse en medio del humedal.

Ya de vuelta, en un observatorio orientado a un pequeño prado cercado por árboles, que en catalán recibe el nombre de "closes" y que son terrenos proclives a inundarse, vi a 3 parejas de hermosísimos Abejarucos (Merops apiaster) posados en un cable eléctrico subiendo y bajando a capturar insectos para ofrecérselos a su pareja.

José Javier Frías
2008/09/09

De viaje por Australia Occidental

A finales del pasado verano, o al final del invierno, según desde qué hemisferio se mire, tuve la oportunidad de visitar el estado de Australia Occidental. El motivo de mi viaje, era la asistencia a un congreso sobre ecosistemas mediterráneos, algo que al contarlo causaba la sorpresa e incomprensión de la mayor parte de los amigos y familiares. Y no por el hecho de participar en un congreso, ya que acudo a muchos, sino porque para hablar de los ecosistemas mediterráneos se tuviese que ir al punto más remoto del planeta. Sin embargo, la elección de este lugar de celebración ha sido algo completamente lógico y coherente, y no por el hecho de que los biólogos seamos unos caraduras que nos gusta viajar por el morro, sino porque el clima mediterráneo se distribuye en todos los continentes, muy lejos del mar que le da nombre. Así hay reductos de mediterraneidad en Chile, California, Sudáfrica, Australia y, obviamente, en la propia cuenca Mediterránea. Y es que la principal característica de este clima es la existencia de un periodo de sequía en verano, algo que nos parece muy habitual, ya que vivimos inmersos en esta región climática, pero que a nivel terrestre es una singularidad. Como consecuencia, plantas y animales de regiones geográficas muy diversas, han de responder a idénticos retos y limitaciones ambientales. En el caso de Australia, a estos condicionantes, hay que añadir otros propios de esta isla-continente. Y es que esta es una de las tierras más antiguas del planeta, lo que implica que sus suelos, extremadamente lavados, son excepcionalmente pobres en nutrientes, lo que hace que las plantas desarrollen sistemas especiales de captación de fósforo, las raíces cluster. Estas estructuras aparecen especialmente en la familia reina de la flora australiana, las Proteaceas, una espectacular familia originaria del primitivo continente de Gondgwana. A diferencia de lo que ocurre en Europa, muchas de las flores de ésta y otras familias australianas son polinizados por pájaros, los denominados comemieles (honeyeaters en inglés) entre los cuales hay docenas de especies en Australia. Pero no siempre son amistosas las relaciones entre plantas y aves, muchas de estas nutritivas flores son directamente consumidas por otras especies florífagas, principalmente representadas por diversas especies de loros, periquitos y cacatúas, cuya estruendosa y ubicua presencia llama la atención de cualquier viajero naturalista.


A la pobreza de nutrientes, la vegetación de Australia Occidental debe sumar otros retos, como son la incidencia devastadora de un hongo, la Phytoptora, que está acabando con grandes extensiones de vegetación natural, afectando a más de mil especies diferentes; y la periódica aparición de fuegos, que si bien son un proceso completamente natural y necesario, su incidencia y efectos se ha visto incrementada en las últimas décadas. La salinización de extensas áreas de cultivo, generada por prácticas agrícolas agresivas ha supuesto otra agresión a esta región.


Otros de los retos de la naturaleza australiana provienen de la acción humana, que aunque reciente, ha tenido un efecto mucho más devastador que en cualquier otro lugar del mundo. Entre estas alteraciones, los efectos de la introducción de plantas y animales procedentes de otros continentes ha sido especialmente dramáticos. Es por ejemplo el caso de algunos predadores, gatos y zorros principalmente, que introducidos por los colonos han esquilmado las poblaciones autóctonas de mamíferos marsupiales, hasta llevar a muchísimas especies al borde de la extinción. Por eso hoy en día muchas de estas especies, como quokkas, wallabies, wollies, possums o numbats, solo son observables en algunos santuarios e islas, preservados de la presencia de predadores. Curiosamente parte de la solución a este problema proviene de la propia flora australiana, que aporta una toxina, que selectivamente elimina a los mamíferos introducidos, en tanto que la fauna autóctona ha desarrollado a lo largo de la evolución mecanismos de desintoxicación. Al contrario que estos pequeños mamíferos, los canguros, afortunadamente, tienen una talla lo suficientemente grande como escapar del ataque de gatos y zorros, con lo que su agitada y curiosa presencia, anima cualquier paseo campestre, y mantiene vivo y visible el auténtico símbolo de la naturaleza australiana.


Nacho Plazaola
2008/09/08

De paseo por Québec

Cuando uno piensa en Canadá inmediatamente le vienen a la mente los paisajes montañosos de las Rocosas en los estados de Alberta y Columbia Británica. Pero hay muchas otras zonas que vale la pena recorrer y visitar en este enorme y poco poblado país. Es por ejemplo el caso del estado de Québec, que hemos tenido la oportunidad de recorrer parcialmente durante el último verano. Nuestro itinerario partió y volvió a la preciosa ciudad de Québec (la más europea de Norteamérica), recorriendo ambas márgenes del Río (más que Río, brazo de mar) San Lorenzo.


El ambiente de la zona está marcado por un clima continental muy frío, lo que determina el predominio casi exclusivo de los bosques de coníferas boreales, entre los que destacan diversas especies de abetos como la Picea glauca o el Abies balsamea aunque algunas especies caducifolias forman buenos bosques en las zonas más templadas, como es el caso del Populus tremuloides. En las cumbres más altas (el monte Jacques Cartier con 1270 metros es la cima del estado), incluso hay manchas de tundra ártica, manteniendo poblaciones relícticas de algunos de sus habitantes más característicos como es el caso del caribú.


Pero el rasgo naturalístico más sobresaliente de esta zona es la gran riqueza de sus aguas costeras, lo que provoca la existencia de grandes concentraciones de aves y mamíferos marinos. La mayor atención y espectacularidad la concentran las ballenas, que de hecho constituyen el principal atractivo turístico de la región. Son varias las especies que se observan comúnmente, destacando entre ellas por su abundancia los rorcuales común y aliblanco, aunque también es posible la observación de la gran ballena azul. Pero sin duda el cetáceo que genera más simpatía es la beluga, cuyos peluches se venden en todas las tiendas de regalos. Esta especie, de distribución ártica, tiene en las aguas del San Lorenzo una población aislada, que se aprovecha de la riqueza que generan los afloramientos que se producen en la desembocadura del fiordo de Saguenay. Además de mamíferos, son especialmente llamativas las concentaciones de aves marinas, que forman enormes colonias de nidificación, entre las cuales destaca la gran colonia de alcatraces de la Isla de Bonaventure.

Nacho Plazaola
2008/09/01

ALCATRACES


A una hora de coche al este de Edinburgo en Escocia se halla el pueblo costero de North Berwick. De allí es un corto viaje en un barco (llamado Sula, naturalmente) hasta Bass Rock, una impresionante mole de piedra, según los locales hogar de la mayor colonia de alcatraces en el mundo: se calculaba que en el momento de nuestra visita había entre 100.000 y 120.000 ejemplares de todas las edades.

Lo que desde lejos parece ser puntitos de nieve son, en realidad, alcatraces.

Nick Gardner y Bego Silva
2008/07/26

Libélulas II

Dado el tiempo funesto que nos hizo en la anterior salida, nos reunimos otra vez el siguiente domingo para probar suerte. Tampoco esta vez quiso cooperar el clima (los odonatos son más activos cuando hace calor) pero aún así, con mucho entusiasmo, cazamariposas, cámaras y guía de campo en mano, nos acercamos a dos embalses de riego y al pantano al norte de Lubiano, dispuestos a aprender.


Nos esparcimos por las orillas levantando oleadas de caballitos de diablo de color turquesa, Enallagma cyathigerum; muy abundante. La fenomenal Clave de Identificación de Machos de Odonatos de Álava que había preparado nuestro guía-profesor, Josean Gainzarain, se hizo indispensable. Con ella, sin dudas, identificamos, al también turquesa pero con ojos rojos, Erythromma viridulum; con alas semiplegadas y de un color verde metálico, Lestes sponsa y L. viridis; negro con luz de cola turquesa, Ischnura graellsii y la estrella del día (por ser el primer avistamiento de nuestro experto), pequeña y pardusca, Sympecma fusca.


Las libélulas verdaderas escaseaban. La mayoría eran tenerales (las alas parecían aceitosas) del genero Sympetrum, difíciles de identificar ya que los rasgos particulares no se habían desarrollado.


Todos disfrutamos y aprendimos en esta salida. Gracias, Josean, por abrirnos los ojos a otro mundo.


María Frías
2008/07/24

Si los árboles hablaran...


El 5 de julio Gorka Belamendi nos acercó al bosque de Entzia ubicado en la ladera de Munain, Ocáriz y Vicuña: un lugar privilegiado que se extiende a lo largo de un desnivel de 300 metros.


En este depósito de coluviales antiguos perteneciente al cuaternario encontramos árboles centenarios que allí habitan: robles (Quercus robur), quejigos (Q. faginea), híbridos entre ambos y hayas (Fagus sylvatica), así como arces (Acer campestre) y espinos (Crataegus spp). Alguno de ellos nos mostró en su tronco vestigios de agresión humana a pesar de su singular importancia por servir de refugio a especies, tanto vegetales como animales, que encuentran en este espacio su medio de vida.


¿Qué serían capaces de contarnos estos seres majestuosos que han permanecido vigilantes al paso del tiempo y que se han ido nutriendo de historia hasta llegar a un diámetro de incluso dos metros?


Elena Padilla
2008/07/22

CURSILLO DE IDENTIFICACIÓN DE LIBÉLULAS



El sábado 12 de julio tuvo lugar esta actividad, que contó con la participación de 16 personas. El cursillo dio comienzo a las 9,30 en los locales del IAN, con una charla introductoria sobre la biología de este grupo de insectos. Mediante una clave de identificación de las especies presentes en Álava, se hicieron asimismo prácticas a través de fotografías, con el objetivo de familiarizar a los participantes con los criterios utilizados para separar las diversas especies.



Tras esta primera parte teórica, nos dirigimos al embalse de Ullibarri para observar libélulas y clasificarlas sobre el terreno. Sin embargo, la meteorología adversa impidió que disfrutáramos del vuelo de estos insectos. Nos tuvimos que conformar con buscarlos entre la vegetación y, así, tuvimos la ocasión de observar unas cuantas especies: Enallagma cyathigerum –muy abundante en los herbazales del embalse–, Lestes sponsa, Erythromma viridulum y Sympetrum striolatum.


Josean Gainzarain
2008/07/01

Seminario botánico en el barranco del Bortal


Este barranco, muy angosto, se encuentra entre Ziorroga y Barambio, en el parque natural del Gorbea. Atravesado por el rio Bortal, contiene, entre otras, una vegetacion relíctica de la laurisilva terciaria: un bosquete de viejísimos madroños o bortos - Arbutus unedo- que dan nombre al barranco, entre brezos blancos- Erica arborea- y un sinfín de exuberantes helechos que jalonan los diversos ríos y arroyos. Estas especies, reliquias vivientes, han podido sobrevivir desde el Periodo Terciario, debido al microclima templado y húmedo del barranco.


También destacamos los bosques de magníficos robles albares - Quercus petraea- marojos -Quercus pyrenaica- y alisedas -Alnus glutinosa.


Pello Urrutia, junto con Jaime Ortíz de Urbina y Antonio González, lidera las jornadas de campo donde recogemos pliegos de plantas para su clasificación. Es un privilegio para socios diletantes poder participar en este proyecto ya que se nos brinda la oportunidad de conocer este bosque a fondo desde una perspectiva botánica.


Hasta ahora hemos hecho tres salidas, cada una centrada en una zona distinta. En el IAN las plantas, clasificadas y por clasificar, se amontonan. El 7 de septiembre saldremos por última vez. Cuando el proyecto haya terminado este entorno privilegiado quedará plasmado en una memoria del seminario y las plantas determinadas incrementarán los fondos del herbario VIT.


María Frías
2008/06/18

Insectos por doquier


Después de una charla introductoria al mundo de los insectos, el pasado 6 de junio, Raúl Martínez condujo, el siguiente domingo, un pequeño grupo de aficionados a los insectos, a través de los bosques de Armentia. La mañana, a pesar de la lluvia (o sol) intermitente, se hizo corta pues íbamos despacio, deleitándonos a cada paso, disfrutando la variedad y el colorido de los insectos. Encontramos insectos en todas partes: en el centro de las flores, en la corteza de los árboles, encima y debajo de hojas, dentro de la espuma, en la hojarasca, debajo de las piedras en los riachuelos (ver foto de la ninfa de caballito del diablo), sobre el agua, entre la hierba y volando alrededor...

Después de capturar al insecto e identificarlo bajo la lupa, estábamos siempre de acuerdo con lo que decía Raúl cuando se lo enseñábamos: "Aupa, que bonito!"

Maria Frias
2008/06/17

ASAMBLEA ANUAL




Brian Webster nos ofreció la presentación de una variada e interesante muestra de su actividad fotográfica, acompañada por una reflexión sobre la realización de fotografías de naturaleza (tanto ornitológica como botánica y paisajística), que generó mucho interés entre los presentes.




De la asamblea se puede reseñar:
  • El informe del tesorero: se logró un pequeño beneficio en el año 2007.
  • El informe de actividades del 2007: aparecerá en breve en el sitio web del Instituto.
  • El número de socios: en ligero aumento – somos más de 130 en la actualidad.
  • Se está realizando el programa divulgativo del 2008, ¡aunque muchas actividades han resultado estar pasadas por agua!

Nikolas Gardner
Secretario

2008/06/11

Segunda edición del maratón ornitológico a pie


Durante el mes de mayo se ha celebrado esta actividad, que fue impulsada y organizada en su primera edición por el IAN con la colaboración de la Fundación Caja Vital
(http://ian-ani.blogspot.com/2007_06_01_archive.html). En 2008, el Gobierno de Navarra a través de su iniciativa Birding Navarra es quien ha corrido con la promoción y realización. Los maratones ornitológicos son, básicamente, competiciones por equipos con el objetivo de identificar el mayor número de especies posibles, que cuentan con tradición y adeptos en el mundillo de los observadores de aves. Aunque las bases son sustancialmente idénticas de unos a otros (suele haber tiempo limitado a 24 horas) el carácter diferencial de éste radica en que no pueden utilizarse vehículos: es decir, desde el inicio hasta el final, los participantes sólo pueden desplazarse a pie. Esto añade a los condicionantes habituales en el resto de maratones (planificación detallada del itinerario, aprovechamiento máximo del tiempo, perfeccionamiento de las dotes de observación y perseverancia, etc.) una exigencia física adicional.

De los nueve equipos participantes en el maratón, dos estuvieron integrados por socios del IAN: "Pito, mito, cuco y el pájaro moscón" y "Los avetordillos". El primero optó por un recorrido que, partiendo de la vertiente norte de la sierra de Cantabria, la cruzara para descender a la Rioja Alavesa terminando en el Ebro. Intentaba así prospectar el máximo número de tipos de hábitats, desde bosques norteños hasta cultivos mediterráneos y sotos. El segundo explóró la periferia urbana y agraria de Vitoria, visitando también los montes cercanos. Para ellos, el punto fuerte era el humedal de Salburua con su diversidad de ambientes y de aves acuáticas.

Los resultados globales de la segunda edición del maratón se han publicado en http://www.turismo.navarra.es/esp/propuestas/observacion-aves/. La representación del IAN puede considerarse sumamente digna, ya que "Pito, mito y compañía" obtuvieron el segundo mejor registro, con 99 especies, a sólo una especie de diferencia de los ganadores absolutos, "Los tres mosquiteros". Mientras, "Los avetordillos" alcanzaron el tercero, con 94, proclamándose además ganadores de la categoría "sostenible", ya que tampoco usaron vehículos para desplazarse desde sus domicilios hasta el inicio de su itinerario.

El anecdotario de estos maratones es jugoso, porque la convivencia estrecha durante tantas horas entre los participantes, los inconvenientes que surgen en el camino y los altibajos emocionales provocan situaciones que -posteriormente, eso sí- se recuerdan con agrado. Hundirse en el fango, caerse al río, detectar una especie por sus excrementos o anotarla cuando ya se había perdido la esperanza son "alegrías" que se guardan en la mochila de cada equipo.

¡Que tiemblen "Los tres mosquiteros"! En la tercera edición les vamos a desplumar.
José María Fernández García
2008/06/09

SALIDA A IZKI


El día 31 de mayo dentro de la actividad “Conociendo los Parques Naturales” se celebró la visita naturalística al Parque Natural de Izki. La excursión partió de Korres, único pueblo que se ubica dentro del Parque Natural de Izki. Tomando la senda Larrabila nos encaminamos hacia la cumbre del Mantxibio (939 m) desde donde pudimos contemplar una maravillosa vista del extenso marojal de Izki.

Durante toda la excursión fuimos espectadores de la gran variedad florística de la que cuenta el Parque Natural: Thalictrum tuberosum, Orchis militaris, Ophrys apifera, Melampyrum pratense, Melissa officinalis, Carduncellus mitissimus son algunas de las muchas especies que animaron nuestro paseo.

Se intentó escuchar al ave por antonomasia de Izki: el pico mediano (Dendrocopos medius) estrechamente ligado a la masa de marojal de Izki; en su ausencia fuimos acompañados por los cantos de pinzón vulgar (Fringilla coelebs), curruca capirotada (Sylvia atricapilla), trepador azul (Sitta europaea), chochín (Troglodytes troglodytes), cuco (Cuculus canorus) etc.
Cuando la lluvia hizo acto de presencia regresamos a Korres donde, tras una breve visita al punto de información, nos despedimos del Parque quedando en nuestro recuerdo todos los olores y los colores de la primavera de Izki.

Izaskun Agirre
2008/05/28

BOTANICA: ALTOS VALLES DE TRANSICIÓN


El 25 de mayo se realizó el recorrido botánico para la interpretación del paisaje de las comarcas de transición. En total, participaron 32 personas, de los que 21 eran socios. El autobús salió a las 8,30 de la mañana, finalizando a las 20,30.
A lo largo de la jornada pudimos obtener una completa visión de la vegetación de las comarcas de transición; no sólo interesante por la presencia en su flora de elementos tanto mediterráneos como atlánticos, también por la presencia de ciertos notables endemismos. Las especies, ecología y significación de los robledales de suelos profundos de la Llanada, quejigales de los cerros, brezales silicícolas, espacios abiertos de colonización, pastos petranos, rellanos arenosos rezumantes, marojal, turberas y trampales de Izki fueron acercados a los presentes a través de las explicaciones de Pello Urrutia.
A pesar de la lluvia que incomodó las dos primeras horas del recorrido vespertino, se cumplió el plan previsto e incluso se superaron las expectativas gracias a la explosión floral del momento. Genista teretifolia, G. pilosa, Carduncellus mitissimus, Orchis militaris, Arenaria obtusiflora, Carex paniculada o Rhamnus cathartica exhibían su flor mientras que el abedul Betula pendula y las carnívoras Drosera intermedia y Drosera rotundifolia mostraban ya sus inconfundibles hojas.
El recorrido nos aportó también criterios para valorar la importancia de pequeños nichos ecológicos sumamente valiosos; hablamos de las turberas de Izki, a las que ni su situación en un parque natural las ha librado de una bárbara agresión.
Jaime Ortiz de Urbina
2008/05/22

¡Pasados por agua!


El día 10 de mayo quedamos unas 25 personas para subir al Aratz para escuchar y aprender cantos de aves. Teníamos la lluvia en contra. Aun así, fortificados por un café caliente, la mitad nos acercamos a Salburúa. Pude aprender los cantos del ruiseñor bastardo y del zampullín común. Después de un breve paseo nos refugiamos en el puesto de observación: no oímos, pero sí vimos el fumarel, el avetorillo y el alcotán, además de los moradores habituales del humedal. ¡Gracias, Josean!

Nick Gardner
2008/05/14

Salida Geológica al Diapiro de Salinas de Añana


El día 8 de marzo de 2008 se realizo la excursión al diapiro de Salinas de Añana, actividad divulgativa cuyo objetivo era interpretar un paisaje diapírico. La duración de dicha excursión fue de todo el día. Se tomo el autobús de línea a las 9.00h en Vitoria-Gasteiz y el de vuelta a las 18.30h. L@s participantes fueron de Vitoria-Gasteiz, de Bilbao y de Salinas de Añana.

La actividad dio comienzo con una explicación en la iglesia sobre la historia geológica de la zona. Posteriormente se recorrió parte del GR-1 alavés que une Salinas con Fontecha, llegando solamente hasta el lago de Caicedo-Yuso-Arreo. En el camino se realizaron 6 paradas en puntos estratégicos que permitían presenciar el tipo de materiales característicos de las zonas diapíricas, por ejemplo las ofitas, las evaporitas… Cada participante contó con un cuadernillo en el que en cada parada se proponían una serie de ejercicios básicos para una asimilación mejor de los términos y para que supiesen a qué se asemeja el trabajo en el campo de un/a geóloga. Las explicaciones geológicas estuvieron complementadas con las etnográficas que nos ofrecieron algun@s habitantes del pueblo de Salinas.

Amaia Valverde Borobio
2008/05/13

Claves Ilustradas


¿Ya tiene su copia?

Preparado por miembros del IAN junto con otros colaboradores, el libro Claves ilustradas de la Flora del País Vasco y territorios limítrofes fue publicado por el Gobierno Vasco en castellano en 1999 y en euskera en 2004.


Según datos del Gobierno Vasco, a día de hoy se han vendido o repartido más de 4.500 ejemplares en castellano y más de 700 en euskera. Los datos reflejan la buena acogida que ha tenido el libro en España e, incluso, en Europa. Felicitaciones a los autores.
2008/04/24

RECORRIDO BOTÁNICO del 25 de mayo


El plazo de inscripción está abierto.

Ver http://www.ian-ani.org/ para detalles (Sección de Actividades).

En la página web te podrás apuntar.
2008/03/31

SOCIOS DEL IAN PARTICIPAN EN EL CENSO DE ALIMOCHE


En el marco del censo estatal que promueve el Ministerio de Medio Ambiente y realiza SEO/BirdLife, miembros del IAN están coordinando y participando en la búsqueda y detección de territorios de alimoche en Álava. Los roquedos susceptibles de albergar parejas nidificantes se han repartido entre los observadores, encargados de vigilarlos para comprobar su ocupación. La Dirección de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Álava colabora en el censo, aportando datos de sus vigilantes de campo.

Muchas poblaciones de esta rapaz carroñera presentan un estado de conservación desfavorable, ya que se han registrado descensos importantes durante los últimos quince años. La mortalidad por envenenamiento parece ser la causa más importante, ya que el uso de sustancias tóxicas para eliminar depredadores, con el fin de proteger al ganado o fomentar la caza, no se ha erradicado. La población alavesa de alimoche ha sido objeto de varios censos en el pasado, de forma que se tiene una buena base para actualizar la situación y conocer su evolución reciente. Ave migradora, el alimoche permanece entre nosotros de marzo a septiembre, cuando abandona las zonas de cría europeas para dirigerse a los cuarteles de invernada africanos, en el Sahel. Así, un alimoche marcado en Álava con un dispositivo emisor ha pasado los últimos tres inviernos en Mali, regresando puntualmente cada primavera a su territorio de reproducción.
2008/03/15

NOTICIAS DE SECRETARIA MARZO 2008 (II)


Caja Vital nos ha subvencionado al igual que en años anteriores. Este año el dinero es para el programa de divulgación y un nuevo equipo ofimático.

Os vuelvo a recordar que el programa de actividades del año actual se halla disponible en este mismo blog, en la noticia correspondiente al 8 de febrero.

Recibidos:
Quercus (febrero 08)
Gurelur (Inv.08)
Noticias del Anillo Verde (nº 9. Inv. 08)
Ihitza
Animal Biodiversity and Conservation (302.2007)
Sierra Sálvada (libro)
Ekologistak martxan. Otsaila 08
Surcos de Aragón (nº 106)
Antropología Portuguesa. Volumen 22-23
Reboll (nº 11)
Charente-Nature (nº 252-253)
Revista ACCA (nº 12 enero 08)
Quercus (marzo 08)
Información P.N. Delta del Ebro (primavera 08)
Revista Catalana de micología (vol. 29, diciembre 07)
El Portaró 23 (boletín P.N. D'Aigüestortes)
Páginas de Información Ambiental (nº 27 enero 08).
Nick Gardner
Secretario
2008/03/02

COLOCACIÓN DE CAJAS NIDO


Como todos los años nos hemos reunido en Aretxabaleta para cumplir con la "tradición" de colocar cajas nido para pájaros forestales en el quejigal de la localidad, en recuerdo de Iñaki Zorrakin Altube que durante muchos años impulsó esta actividad.El día 2 de marzo de 2008, hemos ayudado a que las aves sigan llenando de su presencia nuestros bosques y campos.

Gracias a todos!!
Tríptico (Pincha aquí)





<--Pincha en las fotos del día!!
2008/03/01

Gallocanta, 9-2- 2008



Cuando la belleza toca el cielo, no hay palabras que puedan describirla.
En Gallocanta, más de 15 mil grullas nos han regalado momentos inolvidables para los ojos, para los oídos,...también para el corazón, que desea que espectáculos como estos sigamos conservando mucho tiempo.







Grulla
Gorrión molinero
Gorrión chillón
Aguilucho lagunero
Aguilucho pálido
Escribano palustre
Bigotudo
Ánade real
Pardillo
Jilguero
Cogujada común
Perdiz
Ánade rabudo
Ánade friso
Cerceta
Tarro blanco
Zarapito real
Zarapito trinador
Aguja colinegra
Cernícalo
Ave Fria
Cuchara Comun
Mochuelo
Ratonero

Zorro
Jabalí
2008/02/27

VISITA GUIADA AL DIAPIRO DE SALINAS DE AÑANA


Interpretación geológica de un paisaje diapírico: 08-03-2008

Proponemos salir en el autobús de línea a Salinas de Añana para fomentar el uso de este transporte más sostenible.

Realizaremos un recorrido que nos permitirá identificar los rasgos geológicos más característicos de un paisaje diapírico, aprovechando un tramo del GR-1 alavés. El itinerario discurrirá entre la localidad de Salinas de Añana y el lago de Caicedo-Yuso-Arreo, con paradas a lo largo de este trayecto.
Por la tarde la excursión se completa con una visión etnológica que obtendremos realizando una visita guiada al Valle Salado.

Socio o no, ¡ya puedes apuntarte!
2008/02/08

PROGRAMA DE ACTIVIDADES DIVULGATIVAS 2008

Ya se está repartiendo el programa de actividades divulgativas del año actual: catorce actividades en total este año, más que el año pasado. Se ha preparado en cuatro versiones, dos en cada idioma oficial: una versión en color para leer en pantalla y otra en blanco y negro para leer en papel, todas con dibujos de Conrado Tejado. Si ha dado su dirección de correo electrónico, pero no ha recibido su ejemplar, compruebe si su buzón está lleno (motivo principal de no entrega); luego, enviar un correo para avisar.

Calendario de actividades divulgativas 2008 (Pincha aquí)

2008/02/06

Santoña, 27 - 1 - 2008


Un domingo de enero que parece primavera. Volvemos a venir a este pequeño y accesible paraíso de aves y ornitólogos. La marea está bajando y nuestra cita con el barco de "Aves cantábricas" está a punto de comenzar. A bordo nos esperan el patrón y el ornitólogo Alejandro García, que como buen guía tiene una templanza y unos ojos que parece que nos pone, para observarlas, las aves "en bandeja".

Una pequeña pero intensa travesía recomendable para los que aún no sabíamos distinguir entre el zampullín cuellinegro y el cuellirrojo en invierno, o nunca habíamos visto un colimbo, un eider, un negrón, una barnacla carinegra o un tarro blanco. Contamos más de 30 especies diferentes, comiendo, descansando o arreglando su plumaje en los bancos de arena. Aunque el águila pescadora no se dejó ver sabíamos que andaba por allí con sus ojos más vivos y abiertos que los nuestros.
Cuando miras desde el barco la hermosa variedad y cantidad de aves te sientes un poco intruso, un intruso agradecido que observa y disfruta de la siempre sorprendente naturaleza.

Gracias a Alejandro, al amigo Brian (organizador y fotógrafo de la expedición) y a la buena compañía.

* Un dato curioso que aprendimos: el ostrero puede vivir al menos hasta 40 años. Nos preguntamos si su longevidad tendrá que ver con su alimentación… Sería estupendo que los seres humanos no dañáramos su esperanza de vida.

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Buscar

Cargando...

Gu